Yerba Buena: se recalentó la polémica por la instalación de una comisaría

Mientras los concejales se cuestionan, los vecinos del barrio Procrear rechazan el proyecto, pero habitantes de otros lugares se muestran a favor

DISPUTA. El destino de la casa abandonada genera un fuerte debate. DISPUTA. El destino de la casa abandonada genera un fuerte debate. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI

“Ahora todos quieren colgarse del saco de un proyecto que fue presentado hace dos años y que nunca fue tratado. Esta fue una iniciativa de Fuerza Republicana con la que ahora varios quieren ganarse un rédito que no le corresponde”, indicó el concejal de Yerba Buena Gonzalo Cisneros (FR). La polémica por la iniciativa de instalar una comisaría en una casa abandonada en el ex predio de Radio Nacional sigue extendiéndose.

Todo surgió cuando el edil Alejandro Sangenis (FdT) anunció que con sus pares de bloque le habían ofrecido al ministro de Seguridad, Eugenio Agüero Gamboa, esas instalaciones para que funcione la quinta dependencia policial en la ciudad. La iniciativa tuvo el rechazo de los ediles oficialistas que sostienen que ese lugar está destinado a la construcción de la sede del Concejo Deliberante y a la creación de un centro cultural donde se dictarán cursos para toda la comunidad.

Cisneros señaló que el proyecto tomó forma luego de que se juntaran más de 300 firmas de vecinos de la zona. “En vez de tener una casa abandonada, en la que entra cualquiera, es preferible contar con una dependencia policial que realice prevención en toda la zona. Se hicieron todas las gestiones y hasta se consiguió presentar un proyecto de ley en la legislatura autorizando a hacerse cargo de ese lugar. El intendente (Mariano) Campero y el secretario de Seguridad (Mauricio) Argiró, en una reunión que mantuvimos también la apoyaron”, explicó el republicano.

El proyecto de ordenanza fue presentado el 22 de julio de 2020 con las firmas de Cisneros, Sangenis y el oficialista Guillermo Casanova. “No lo trataron porque nunca se terminaron de convencer. Seguían pensando que era posible gastar millones de pesos en la construcción de la sede del Concejo Deliberante cuando en realidad la prioridad era la de brindar seguridad a toda la zona”, agregó Cisneros.

Disputa

La iniciativa generó reacciones impensadas. Por un lado, el jueves por la noche, el concejal Marcelo Albaca (FdT) mantuvo una reunión con los vecinos del barrio Procrear que se oponen a la instalación de la comisaría en ese lugar. Los habitantes de ese lugar comenzaron a pedir, a través de las redes sociales, que se detenga el proyecto. Consideraron que la apertura de comisaría generará problemas porque el lugar se llenará de autos y motos secuestradas y que el lugar será inseguro si es que allí se alojan presos. Anunciaron que continuarán reuniéndose y no descartan movilizarse para que sus reclamos sean escuchados.

“Entiendo que los habitantes del Procrear cuenten con dinero para pagar seguridad privada, pero ese no es el único barrio de la zona. Los vecinos de Los Tarcos, por ejemplo, desde hace tiempo vienen pidiendo mayor presencia policial porque están alejados de las cuatro comisarías que existen en el lugar”, señaló Cisneros.

“Lo primero que me gustaría aclarar es que esta es una zona muy amplia y que el ombligo de Yerba Buena no sólo es el Procrear. Tampoco es cierto que todos los habitantes de ese barrio están en contra del proyecto como dicen en las redes sociales”, explicó Juana de Heredia, vecina de Los Tarcos. “La verdad es que este país se ha transformado en cualquier cosa. Ediles sacándose los ojos para ver quién se queda con el poroto y personas que se quejan por la inseguridad y se oponen a que haya una dependencia en el lugar. Es cierto lo de la chatarra, pero se les puede exigir que mantengan limpia la zona y se acabó el problema”, destacó Pedro Ramírez.

El concejal oficialista Lisando Argiró llamó a la reflexión a aquellos que plantean que se puede resolver el problema de la inseguridad con la mera instalación de una comisaría. “No se puede debatir desde una postura maniqueísta este tema, como si los que están de acuerdo con la instalación de la comisaría quieren seguridad, y los que se oponen a la instalación no quieren seguridad. No es serio”, opinó.

Ayer sesionó el Concejo Deliberante. Hubo miradas cruzadas y comentarios, pero del tema no se dijo ni una palabra. Todo quedó en meros anuncios.

Comentarios