La suba en el precio de alimentos causó una retracción del consumo

El Gobierno paga desde hoy un bono para compensar la baja del poder adquisitivo

CON LUPA. Harina y aceite experimentaron un fuerte reajuste. CON LUPA. Harina y aceite experimentaron un fuerte reajuste. REUTERS

Las cadenas comerciales han evidenciado una reducción en el volumen de ventas, pero no en la facturación nominal. La inflación elevada ha impactado en el poder adquisitivo de la sociedad que ha adoptado una posición de cobertura y salir a comprar los productos de primer necesidad, mientras el gasto con tarjetas de créditos ha disminuido su ritmo por el alto endeudamiento de la población. En este contexto, el nivel de consumo de los argentinos cayó 8,7% interanual en abril y sumó su segunda baja consecutiva, según un informe elaborado por Focus Market. Así, el acumulado del primer cuatrimestre del año reflejó un resultado negativo del 3,1%, pero un crecimiento del 53,6% en facturación, en comparación con el mismo período de 2021.

De acuerdo con el diagnóstico de la consultora privada, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) subsiste con la caída en consumo, mientras que el interior del país, si bien muestra tasas positivas, en marzo y abril de este año evidencia retracción.

“En el acumulado de este año, el consumo aún persiste con tasas positivas en autoservicios. En el caso de las grandes superficies, muestra un pequeño crecimiento del 0,8%. Sin embargo, en abril -en forma desestacionalizada- todas las tiendas perdieron consumo. El ticket promedio de compra crece por la nominalidad de la inflación pero cae en volúmenes”, afirmó Damián Di Pace, director de Focus Market.

El informe reveló que mientras -en promedio- una familia tipo requiere unos $ 42.500 mensuales para acceder a una canasta básica alimentaria, considerando el programa Precios Cuidados, por fuera de ese plan oficial la misma canasta requiere $ 45.000, a nivel país. Pero en Capital Federal y el primer cordón del conurbano bonaerense se necesitan entre $ 7.000 y $ 8.000 adicionales.

Al analizar la situación de consumo por productos, todos retrocedieron en abril: Alimentos y Cuidado Personal son los que registraron la mayor retracción, mientras que Bebidas y Limpieza presentaron variaciones negativas de menor magnitud en el acumulado de este año. El retroceso en Bebidas fue apalancado por las Alcohólicas, que cayeron 3,5% mientras que las que no tienen alcohol avanzaron 0,2%. En este marco, Di Pace consideró que las paritarias “intentan compensar la pérdida de poder adquisitivo de 9 millones de personas. Pero el resto de los argentinos viven de un ingreso no constante con su trabajo, comercio o pequeño emprendimiento”. Además, indicó que la suba del mínimo no imponible de Ganancias en el sector trabajador “actualizada a $ 265.000, contrasta con los $ 64.000 a partir de los cuales debe tributar un emprendedor autónomo”.

Refuerzo de ingresos

Frente a una inflación del 6% mensual, el Gobierno anunció el pago de un bono de $18.000 como Refuerzo de Ingresos, con el fin de “sostener el poder adquisitivo de las argentinas y argentinos”.

La Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) informó ayer que unos 7,5 millones de trabajadores informales, empleados de casas particulares, monotributistas de las categorías A y B y monotributistas sociales, cuyas inscripciones al refuerzo de ingresos hayan sido aprobadas, recibirán desde hoy la primera cuota de $ 9.000. El pago se efectuará según la terminación de DNI.

El organismo aclaró que las personas recibirán el pago en la CBU que informaron al momento de completar la inscripción.

Comentarios