San Martín se hizo fuerte y volvió a sonreír

En Villa Soldati, San Martín cortó la mala racha; por momentos jugó bien y en otros, apeló al “pico y pala” para no despegarse del líder Belgrano

BUEN NIVEL. Sansotre clausuró su sector y mostró toda su energía para empujar al equipo. Ayer, no pasó tanto al ataque. BUEN NIVEL. Sansotre clausuró su sector y mostró toda su energía para empujar al equipo. Ayer, no pasó tanto al ataque. Fotos de Matias Nápoli Escalero - Especial para La Gaceta

Orden y solidez. Ese fue el lema de la bandera que levantó Pablo De Muner después de los preocupantes traspiés con Mitre y Quilmes. Y ante Sacachispas su equipo no solo izó ese trapo, sino que convirtió esas dos palabras en himno.

Recuperó la sonrisa San Martín, ayer más cerca del overol que del frac. A tono con la situación, digamos. Porque el estadio Roberto “Beto” Larrosa ni tiene las dimensiones ni lucía un césped para exquisiteces.

Y la visita fue práctica y efectiva para llevarse tres puntos clave para que las derrotas no se tornaran crónicas y Belgrano no se escapara en la cima.

Fue 2-0, pudo ser goleada, si la picardía de Tino Costa al picar un penal hubiera tenido correlato en la red.

“Esta victoria nos da un plus en lo anímico, para volver a creer; dos derrotas seguidas fue duro para todos”, admitió un satisfecho De Muner antes de abandonar Villa Soldati.

A diferencia de lo sucedido en partidos precedentes, esta vez el “Santo” golpeó primero y rápido, con un golazo elucubrado por Tino, estructurado por Diego Sosa y ejecutado por Juan Miritello.

“Hubo 25 toques previos a la llegada del primer gol, eso habla un poco de la sensibilidad del equipo. La ventaja tempranera ayudó”.

“En el segundo tiempo no arrancamos del todo bien, ajustamos algunas cosas y ganamos con claridad”, resumió el entrenador de San Martín.

Fue así nomás. Hubo dos cuestiones fundamentales para la consecución de un final feliz, dos aciertos del cuerpo técnico.

El primero, la inclusión de Mauro Bellone desde el arranque, y la consiguiente decisión de dejar en el banco a uno de los preferidos de De Muner, Valentín Larralde.

“Queríamos un equipo más combativo en el medio por la dificultad de la cancha”, explicó a posteriori “Tomate” acerca del sorpresivo cambio de fichas.

“El objetivo era el orden y la solidez, la solidez y el orden”, repitió De Muner como un mantra, consciente de que el orden de los factores (las mencionadas virtudes) no altera el producto (un equipo más confiable, que logró mantener el cero incluso sin su dupla titular de centrales).

Y además, San Martín volvió a herir arriba, tras la sequía de festejos.

El segundo momento trascendente fue cuando el banco reaccionó a tiempo ante un Sacachispas que con sus (muchas) limitaciones a cuestas se le fue encima a un rival que pareció entrar dormido a jugar el complemento. Pudo haber empatado entonces el anfitrión.

Cuando parecía venirse una noche anticipada, De Muner tuvo la “muñeca” de decidir los ingresos de Milton Céliz y de Juan Imbert, revulsivos necesarios para frenar la embestida del “Lila” y para que San Martín recuperase el juego que mejor juega y que más le gusta, y que requiere de la pelota en los pies.

Costa se entusiasmó, quizá, con las recientes imágenes del penal que el madridista Karim Benzema picó en la semifinal de ida de la Champions League ante el Manchester City.

Tino no tuvo la misma suerte que el francés, su osadía encontró dificultades por partida doble: su remate careció de suficiente velocidad para llegar a la red, la que sí tuvo el arquero César Atamañuk para volver sobre sus pasos y despejar el remate. “Tino seguirá pateando los penales”, respaldó el entrenador a su capitán, como era previsible.

Tampoco se vino abajo San Martín con la ejecución fallida. Y certificó la victoria con una jugada que a Costa le supo a revancha. De su pie izquierdo provino la ejecución del tiro libre que derivó en el cumplimento de la vieja máxima de que “dos cabezazos en el área es gol”.

Aunque no lo vieron de esa manera ni los jugadores del local ni sus hinchas, que querían “comerse” a Lucas Comesaña y al línea que omitió levantar la bandera por lo que consideraron un claro fuera de juego.

¿Recuperó San Martín su mejor versión en la fría siesta del lunes en Buenos Aires, tal como instaba Darío Sand antes del viaje a Villa Soldati?

Seguramente no. Pero sí se encontró con su versión más necesaria, esa que sabe cómo ganar en las más diversas circunstancias.


RINCÓN "SANTO"

Una práctica liviana antes de retornar

Luego del partido, los jugadores retornaron al hotel ubicado en la zona de Retiro, en el que concentran cada vez que viajan a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde pasaron la noche. Hoy, por la mañana, tomarán parte de un entrenamiento liviano, y a las 13.40 abordarán el vuelo que los traerá nuevamente a nuestra provincia.

Confirmado el próximo duelo

Por la fecha 14, el “Santo” recibirá la visita de Instituto; en uno de los partidos más destacados de la jornada, en el que se enfrentarán dos equipos con aspiraciones de pelear bien arriba. Ese partido ya tiene día hora confirmados: será el próximo lunes, desde las 21.10 en La Ciudadela. TyC Sports televisará en vivo y en directo.

Visita de lujo

José Sand, delantero de Lanús, estuvo en el estadio de Sacachispas, alentando a su hermano Darío. “Pepe” no pasó desapercibido en la platea y recibió numerosos saludos de parte de los fanáticos del “Lila”.

Se cierra la fecha

Desde las 21.10, Ferro recibirá a Brown (A), en el juego que le bajará el telón a la fecha 13. Resultados de ayer: Deportivo Maipu 0-Atlético de Rafaela 0, Mitre (S) 0-Defensores de Belgrano 0, Quilmes 1-Guillermo Brown 0 y Nueva Chicago 4-Santamarina 0.

Comentarios