Se habría desplegado un macabro plan para eliminar el cuerpo de Rocío - LA GACETA Tucumán

Se habría desplegado un macabro plan para eliminar el cuerpo de Rocío

Se dictó a los tres acusados la prisión preventiva por seis meses, la máxima que se puede aplicar. Podrían recibir perpetua, de ser hallados culpables.

04 Jul 2021 Por Gustavo Rodríguez

“No hay dudas que este es el caso más grave desde que se puso en vigencia el nuevo código. Pero tiene una mayor gravedad no sólo por sus características, sino porque están acusadas personas que tenían una mayor responsabilidad en el cuidado (de la niña)”, resumió el juez Eduardo Ortega antes de dictarles la prisión preventiva por seis meses -el plazo más alto que contempla el digesto- a los tres acusados del crimen de Rocío Rojas, de cuatro años.

ACUSADO I. Hernán Edgardo Cano, pareja de la mujer que tenía a Rocío.

La acusación del fiscal Ignacio López Bustos, que fue asistido en su audiencia por el auxiliar José Fernando Isa, también fue dura. A Hernán Edgardo Cano (de 36 años) y a su yerno Mauro Véliz (21) les imputó el delito de homicidio cuádruplemente agravado por alevosía, premeditado por dos o más personas, por criminis causa (matar para tapar otro delito) y por femicidio. A Amalia Carolina Graneros se le quitó el último agravante por ser mujer. Si llegaran a ser encontrados culpables en un juicio, recibirán indefectiblemente la pena de prisión perpetua, la pena más alta de nuestras leyes.

“Este es el caso más aberrante de los últimos tiempos en la historia criminal de nuestra provincia. Por detrás hay una historia de maltrato infantil y hasta de posibles abusos sexuales en contra de una niña indefensa”, argumentó el fiscal.

Testimonios de castigos

López Bustos está seguro de que Rocío murió el miércoles 1 de julio. Y esa teoría la sustenta con la declaración de la hija de la madrina de Rocío. En una entrevista, Flores Nieva contó que la niña murió por haberse broncoaspirado ese día a la madrugada. “Es una posibilidad, pero pensamos que son dichos con los que intenta desvincular a su madre y a Cano. Creemos que la mataron para tapar otros delitos”, destacó. En la habitación de la pareja se encontraron fluidos corporales que serán peritados.

ACUSADO III. Mauro Véliz, yerno de la mujer que está imputada.

El investigador señaló que el personal de Homicidios, que trabajó a las órdenes de los comisarios Juana Estequiño, Diego Bernachi y Jorge Dib, consiguió los testimonios de varios vecinos que relataron los castigos físicos. “Contaron que la agredían, que la semana pasada, pese a las bajas temperaturas, la bañaron al aire libre y la dejaban por un buen tiempo fuera de la casa. También contaron que la mantenían arrodillada durante horas cada vez que se orinaba encima”, explicó.

López Bustos también aseguró que, en una declaración espontánea, Véliz, yerno de la madrina de Rocío, dio los primeros indicios sobre qué pasó después. Según el fiscal, Granero y Cano cargaron el cuerpo en una motocicleta Motomel y lo arrojaron en una letrina ubicada a unos dos kilómetros de su casa en el asentamiento La Chabela. Allí le habrían prendido fuego. Al notar movimiento de gente cerca, abandonaron el lugar cerca del mediodía.

ACUSADA II. Amelia Carolina Graneros, la madrina de la pequeña.

“Luego, la mujer y su yerno, Véliz, regresaron. En una bolsa arpillera cargaron los restos de la niña y los llevaron hasta debajo del puente del río Colorado. Allí desmembraron su cuerpo y lo arrojaron al río”, argumentó.

El fiscal reconoció que con la colaboración del arqueólogo Alejandro Leiva se encontraron restos óseos y una muela en cada uno de los lugares mencionados, material que será sometido a una serie de estudios para determinar si corresponden a la pequeña. Ayer por la tarde, en un segundo rastrillaje, se encontraron otros restos que también serán analizados.

EL FISCAL. Ignacio López Bustos les imputó graves delitos a los acusados.

En silencio

El defensor oficial, Guillermo González, no se opuso a la formulación de cargos en contra de los imputados, pero prefirió que no declararan porque había intereses contrapuestos. Es decir, los tres podrían a comenzar a acusarse entre ellos, lo que complicaría sus situaciones procesales.

López Bustos también argumentó porque había solicitado que se les dicte la prisión preventiva por seis meses. “Hay un peligro de fuga porque la pena que pueden recibir es muy alta. Además, desde un principio hubo una intención de entorpecer la investigación”, sostuvo.

“No sólo Granero realizó una denuncia falsa para desviar la atención, sino que además buscaron una cruenta manera de eliminar el cuerpo, privándonos de la posibilidad de realizar una autopsia para determinar cómo murió y confirmar el maltrato y hasta el posible abuso sexual que pudo haber sufrido”, argumentó.

Ortega no se opuso a que les dictaran la prisión preventiva, pero sí consideró que los seis meses eran excesivos y pidió que fuese por cuatro. “Si bien es cierto que el representante del Ministerio Público Fiscal debe realizar numerosas pericias, estamos hablando de un homicidio en el que no apareció el cuerpo. No tengan dudas de que se pedirá el inmediato cese de prisión”, explicó.

TRABAJO. Los peritos encontraron fluidos corporales en una cama.

Pedido materno

El representante de la querella, Humberto Castaldo dijo que, ante la gravedad del hecho, ningún plazo es excesivo y ponderó la investigación del fiscal. M.R, la madre de la niña, solo dijo dos frases: “quiero que se haga justicia. Me arrancaron lo más sagrado, que es mi hija”.

El juez aceptó el planteo de López Bustos, que tendrá hasta seis meses para cerrar el caso.

Comentarios