Luciana Orquera y Agustina Hamaud: la otra dupla “santa” - LA GACETA Tucumán

Luciana Orquera y Agustina Hamaud: la otra dupla “santa”

Son las nuevas nutricionistas del plantel y trabajan a la par del grupo aportando su granito para que los futbolistas logren un salto de calidad

19 Abr 2021 Por Bruno Farano
3

PREPARACIÓN. Hamaud y Orquera posan mientras elaboran los productos para que los futbolistas cumplan con una correcta hidratación; algo clave en la competencia de elite. LA GACETA / FOTOS DE INÉS QUINTEROS ORIO

Hace algunas semanas, el plantel “santo” se quedó sin la dupla técnica. Los malos resultados eyectaron del cargo a Favio Orsi y a Sergio Gómez. Sin embargo, mientras el grupo trabaja a las órdenes de Floreal García, mientras espera la llegada de Pablo De Muner, hay otro dúo que hoy sobresale en torno a la preparación de los jugadores.

Luciana Orquera y Agustina Hamaud, las nutricionistas del plantel profesional, son las encargadas de que los futbolistas no se salgan de la línea. Un deportista bien alimentado mejora notablemente su rendimiento; por ese motivo, ellas controlan que nadie se pase de la raya.

Llegaron al club hace poco más de seis meses, cuando Agustina Ramón Rintoul estaba por mudarse a España. Recibieron una pequeña “capacitación” de su predecesora y tomaron el mando.

Con sólo 24 años, las “nutris” siguen de cerca lo que hacen los jugadores. Si bien se conocían de la facultad, llegaron por recomendación y en poco tiempo conformaron un “equipo” fundamental.

CLAVE. Luego de las mediciones, las “nutris” elaboran un informe para el DT.

Controlan el plan de alimentación, la hidratación durante los entrenamientos y las mediciones antropométricas para poder brindarle al cuerpo técnico de turno un informe detallado del estado de cada futbolista. “Nosotras manejamos todo ese tema y a los entrenadores les pasamos un resumen de cada situación”, explica Luciana ante la consulta de LG Deportiva. “Obvio que opinan y dan alguna sugerencia, pero nosotros damos un punto de vista desde nuestro enfoque”, agrega Agustina.

Su trabajo empieza bien temprano. Llegan una hora y media antes de los entrenamientos y desde ese instante no paran ni un segundo. “Realizamos las mediciones a cuatro o cinco jugadores por día; y luego preparamos todo lo concerniente a la hidratación”, afirma Hamaud. “En el campo estamos atentas a lo que puedan llegar necesitar; geles o el famoso ‘jugo loco’”, relata Orquera, detallando de qué se trata ese preparado. “Es un rehidratante y recuperador”.

BIEN TEMPRANO. Hamaud realiza la medición antropométrica a Tomás Romero.

Si bien aseguran que el profesionalismo está por sobre todas las cosas, ríen con ganas cuando se les consulta si los futbolistas les dan algunos dolores de cabeza. “Algunos nada más, pero los tenemos cortitos”, advierte Agustina y le deja el espacio a su coequiper. “Saben que tiene que cumplir porque los estamos midiendo constantemente. Ellos siempre tienen que estar bien y trabajan para ello. Ya están educados sobre cómo deben manejarse. Por ahí a los nuevos le hacemos un seguimiento si es que los vemos algo desorientados, pero nada más”, firma Luciana.

Su trabajo también abarca la previa y los post partidos. En las concentraciones, cuando San Martín juega en casa, ellas elaboran el plan de alimentación para que a la hora de saltar a la cancha todo esté bajo control. “Por ejemplo, un almuerzo previo a un partido incluye hidratos de carbono y algo de proteína”, avisa Orquera; “los hidratos son para que tengan energía, mientras que la proteína ayuda en la recuperación muscular. Un plato típico es tallarines con salsa y pollo”, detalla Hamaud.

“Además, en el vestuario hay barritas de cereales, gomitas, frutos secos para que ellos tomen un puñadito según sus necesidades. Y luego de los partidos, habilitamos el consumo de pizzas para la recuperación de las sales”, remata Hamaud.

Luciana y Agustina están en permanente contacto virtual con Ramón Rintoul. “Ella nos consulta y está pendiente de que todo salga bien”, dice Orquera.

Cuando un deportista está bien alimentado se nota muchísimo en su rendimiento. Es por eso que las nutricionistas aseguran que su labor es clave para que el equipo pueda funcionar en cancha. “La nutrición es fundamental, tiene un porcentaje muy alto en el rendimiento de cada jugador”, sentencia casi de manera simultánea la otra dupla “santa”, esa que aporta su granito de arena para que San Martín pueda volver a ponerse de pie.

Comentarios