Mercado del Norte: “Mucha gente intervino en el edificio para peor” - LA GACETA Tucumán

Mercado del Norte: “Mucha gente intervino en el edificio para peor”

El subsecretario de Obras Públicas, Alfredo Toscano, dijo que hay comerciantes que alquilan otros locales, pero no le pagaban nada al municipio. “Un enfermo que vino dando avisos”.

21 Mar 2021 Por Roberto Espinosa
4

Estado en que quedó el mercado tras el desalojo de los puesteros.

Tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe. El maltrato que viene sufriendo desde hace más de tres décadas, afloró hace dos semanas, cuando dos de sus columnas sacaron a la luz un peligroso deterioro. Como esas personas que se tragan los problemas y les genera úlceras u otros males, el Mercado del Norte, de 82 años, ha reaccionado para no atragantarse con los abusos de todo tipo. “Mucha gente que intervino en el edificio para peor, nunca hicieron un estudio para hacer las modificaciones sin que la estructura estuviera preparada para nuevas cargas, modificaciones que hicieron también los puesteros que fueron en detrimento de las estructuras, y la falta de mantenimiento en los últimos 30 años. Nuestro proyecto es recuperar el mercado, desde el año pasado, venimos con el gobernador y el ministro de Obras Públicas de la Nación gestionando los fondos, estábamos ya en la última etapa”, explica Alfredo Toscano, secretario municipal de Obras Públicas de San Miguel de Tucumán.

- ¿Es el mismo proyecto que iba a elaborarse conjuntamente con la Facultad de Arquitectura de la UNT en 2017? ¿Qué costo tiene?

- El que presentamos en julio pasado, rondaba en los $700 millones y siete u ocho meses después, $1.100 millones. Cuando llegué a la Secretaría, el proyecto ya había sido presentado a la Nación. No sé si se hizo en conjunto con la Facultad de Arquitectura. Se refiere a la recuperación y refuncionalidad del edificio, modernizarlo, de acuerdo con lo que estamos haciendo con el resto del microcentro de San Miguel de Tucumán, en cuanto a jerarquizarlo. La idea es volver a la fachada original; se sacaron los muros del frente para hacer el retranqueo, y hacer los locales. Obviamente, queremos que siga siendo un mercado, pero con otra jerarquía y otro ordenamiento interior, así como recuperar la estructura que sabíamos ya por distintos informes por el maltrato que esta fue sufriendo a través del tiempo por la falta de mantenimiento, que mostraba con claridad que había que recuperar primero la estructura. En el camino pasó lo que pasó hace dos semanas atrás. Se tomó la decisión abrupta del desalojo, a partir del informe de los técnicos de la Municipalidad y del ingeniero Rafael Blanca que lo habíamos contratado para tener una segunda opinión de alguien externo, es uno de los dos o tres calculistas de estructuras más prestigiosos que hay en la provincia.

Cajones amontonados y cañerías precarias reflejan la decadencia.

- ¿Los puesteros parecen haber sido una de las piedras de la discordia porque se oponían tenazmente al desalojo?

- Hace dos semanas, nadie pensaba hablar de este tema. Nos llevó mucho tiempo elaborar el proyecto ejecutivo para poder presentar ante la Nación. Nuestra expectativa era recuperar el edificio sin esperar a que colapse como ocurrió, que se asienten dos columnas, lo que aceleró un proceso, en el que pensábamos avanzar cuando llegaran los fondos, el plazo de obra era de 15 meses. El único modo de remodelar y recuperar la estructura era desalojarlo, más tarde o más temprano, iba a pasar porque el deterioro es muy grande, no solo por el paso del tiempo. Cuando se construyó hace 80 años no existían todavía las estructuras antisísmicas, no se pensaba que iba a haber un alto tránsito, además de todo eso la estructura, el mayor problema fue sacar muros importantes, modificar estructura original y ponerle más carga porque todo lo que era la planta alta donde había una recova, se hicieron oficinas, se levantaron paredes, se sacaron otras. Los locales se fueron fusionando, por ejemplo, los locales que ocupa La Maga, eran tres y se hizo uno solo, se rompieron las paredes de las divisiones. Había una escalera que llevaba a la recova en la planta alta y se la rompió, así como muros laterales transversales, algunos portantes que ayudaban a sostener la estructura. Tenemos un edificio que no estaba preparado para lo que después fue después la ciudad. Se le puso más peso, fue una conjugación de factores, que ha acelerado muchísimo lo que ahora ha pasado. En realidad, ya nos pasó por calle Maipú, donde hace unos años colapsaron dos columnas y este dilema de no parar para no perjudicar a los trabajadores hacía que se solucionara ese problema y se siguiera, cuando claramente si dos columnas habían presentado fisuras y ahora dos más, la experiencia de los especialistas nos dice que si de veintipico de columnas o vigas, ya cuatro están con problemas, hace prever que las restantes están en las mismas condiciones. Era difícil hacer un mantenimiento sin que fuese desalojado y hemos llegado a esta situación, en que el intendente Germán Alfaro toma esta decisión.

Una penosa postal de la destrucción de los puestos y la basura.

- ¿El hecho de que los comerciantes no le pagaban un canon al municipio influyó en la falta de mantenimiento del inmueble?

- En término de dinero, el Mercado era una ONG, donde el Estado no recibía ningún fondo, porque los puesteros no pagaban hace muchos años ningún canon, solo pagaban la luz y otros servicios, pero no un canon que podía servir para el mantenimiento exclusivo del edificio, una situación irregular que hace mucho, todos conocen. Hay puesteros que realmente no pueden alquilar y el intendente ya ha anunciado una alternativa hasta que se pueda recuperar el mercado, pero hay otros comerciantes que tienen otras sucursales en San Miguel de Tucumán, que podrían pagar un alquiler. Tenemos más de 100 puesteros que no tributaban absolutamente nada para el mantenimiento del edificio.

- ¿O sea que su ganancia era total, descontando el pago de los servicios para poder funcionar?

- Hay que tener en cuenta que es una actividad económica muy rentable, es odioso nombrar empresas, pero hay gente que es responsable inscripta, que tiene 10 empleados en blanco, es decir que tiene un volumen de venta importante. Muchos puesteros se fusionaron, tenían varios locales en otras partes, donde pagaban alquileres de 50, 60 u 80.000 pesos, y en el mercado, cero pesos. Está el caso de Polo Norte, ¿cuánto pagará por cualquiera de los locales que alquilan?, y hace muchísimos años que en el mercado no paga un centavo. Todas son caras de una misma moneda que han llevado al estado actual. Por eso la inversión es tan millonaria, porque hay que intervenir toda la estructura; hay sectores muy comprometidos, otros menos, pero ninguno está en condiciones, algunos están en más riesgo de colapso que otros. El edificio ya esperó tanto que colapsó, ya nos venía avisando, es como el cuerpo, que un día tiene fiebre, otro día, duele, y si no vas al médico, después va a ser grave; acá el mercado a lo largo de 30 años nos vino dando varios avisos; este es el más grave.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios