Las “locuras del Emperador” Tapia - LA GACETA Tucumán

Las “locuras del Emperador” Tapia

Con el aval del presidente, la AFA elaboró un insólito formato para la Primera Nacional.

11 Nov 2020 Por Jose Ariel Ibañez
1

INTERESES. El formato favorece a clubes afines al presidente Tapia. afa

Parece una broma. Un chiste de mal gusto. La AFA decidió el formato de competencia de la Primera Nacional y de un plumazo eliminó todo el discurso que habían utilizado los dirigentes durante los meses posteriores a la cancelación de la temporada por la pandemia. Chau ventaja deportiva. Todo vuelve a foja cero y lo que se hizo hasta mediados de marzo quedó guardado en el cajón de algún escritorio de una oficina de calle Viamonte. Insólito. Increíble. Absurdo. Otro decisión que cuesta entender porque perjudica a la mayoría y favorece a un puñado de equipos. Entre los afectados, San Martín fue, a no dudarlo, el más perjudicado.

Los 32 equipos participantes serán agrupados en cuatro grupos de 8 clubes cada uno. La mitad disputará la fase Campeonato. Los que estaban ubicados del primero al octavo lugar de cada una de las zonas al momento de la suspensión conformarán los dos grupos que lucharán por el ascenso directo. Los 16 restantes pasarán a integrar las dos zonas restantes para jugar la Reválida, que dará la chance de pelear por el segundo ascenso.

Así planteado el panorama, el formato parece un cambalache donde todo es igual y nada es mejor. ¿De que le sirvió a San Martín invertir millones de pesos en la conformación de un plantel competitivo? ¿Para qué el equipo conducido por la dupla Favio Orsi-Sergio Gómez se mantuvo al frente de las posiciones durante 21 fechas? No será sencillo encontrar hinchas, dirigentes y jugadores conformes. Son pocos los favorecidos. Nueva Chicago, Mitre de Santiago del Estero (el equipo del vicepresidente de la AFA, Guillermo Raed), Barracas Central (vinculado al presidente Claudio Tapia), Gimnasia de Jujuy, Santamarina y All Boys son los más beneficiados. Estaban sufriendo para mantener la categoría y de pronto se enteran que ganaron el “Gordo de Navidad”. No sólo se eliminaron los descensos. Ahora podrán pelear por el ascenso a La Liga Profesional. Más no pueden pedir. Son situaciones que sólo el fútbol argentino, a partir de la incapacidad o los intereses personales de los dirigentes que deben tomar las decisiones, puede generar.

La zona Campeonato estará conformado en el grupo A por Atlanta, Estudiantes de Río Cuarto, Estudiantes de Buenos Aires, Temperley, Deportivo Morón, Ferro Carril Oeste, Platense y Agropecuario de Carlos Casares. En el B se alistarán San Martín de Tucumán, Defensores de Belgrano, Sarmiento de Junín, Deportivo Riestra, Tigre, Atlético de Rafaela, Gimnasia y Esgrima de Mendoza y Villa Dálmine. Serán siete fechas (todos contra todos en una rueda única) y el mejor de cada grupo jugará la final por el primer ascenso. El ganador sube a la Liga Profesional y el perdedor tendrá una segunda chance con el equipo que se imponga en la final de la reválida. En esta instancia competirán en el grupo A San Martín (San Juan), Belgrano (Córdoba), Alvarado (Mar del Plata), Guillermo Brown (Puerto Madryn), Independiente Rivadavia, Barracas Central, Mitre y Nueva Chicago. En el B: Instituto, Brown de Adrogué, Quilmes, Chacarita, Almagro, All Boys, Santamarina (Tandil) y Gimnasia y Esgrima (Jujuy).

Con este panorama está claro que era mejor terminar en los últimos lugares que haber peleado el primer puesto a lo largo de la competencia que concluyó anticipadamente en marzo, cuando comenzó la pandemia. Ahora enfrentará a rivales más poderosos.

El malestar es general. Muchas voces expresaron su rechazo a través de las redes sociales. Un dirigente muy vinculado a Tapia aseguró en off que no le gustaba el formato, pero había que aceptarlo. “Lo pidió el presidente y vamos a tener que jugar”, fue su respuesta.

Si bien el proyecto tiene que ser aprobado y oficializado por el Comité Ejecutivo y al cierre de esta edición se seguía esperando el anuncio, en el mundo del ascenso daban por descontado que este es el torneo elegido para definir los ascensos en la Primera Nacional. Los trascendidos indican que las propuestas elaboradas por la comisión designada no fueron del agrado del titular afista, quien sugirió este formato. La competencia debe definirse a fines de enero y los tiempos cierran perfectamente.

Si bien en un principio la fecha que se fijó para que se reanude la actividad fue el 7 de noviembre, más tarde se modificó y se propuso el 21. Ahora todo indica que habrá un nuevo cambio y arrancará el 28 de este mes, después de un parate de ocho largos meses.

Con apenas siete partidos por jugarse, nadie sabe cómo será la distribución de los partidos que cada equipo jugarán de locales. En las redes se comentó que como una forma de respetar la ventaja deportiva de los mejores ubicados, en cada partido el anfitrión será el de mejor campaña. Difícil de entender. Mucho más difícil es creer lo que hicieron.

Comentarios