Ahumada: “los fiscales descuidan el caso ‘Abigail’ por proteger a Leiva”

El letrado del juez Pedicone, dijo que a Rivadeneira se le paga para reunir pruebas, no para romperlas. “Aniquiló los audios donde consta el delito del vocal sin oírlos”, cuestionó.

23 Oct 2020 varios autores
1

ABOGADO DEL JUEZ DE IMPUGNACIÓN. Arnaldo Ahumada, letrado 
de Enrique Pedicone, durante un enjuiciamiento oral y público reciente. LA GACETA / Analía Jaramillo (ARCHIVO)

Para Arnaldo Ahumada, uno de los abogados del juez Enrique Pedicone, no es casual que el mismo día que la fiscala Mariana Rivadeneira notificó que recomendaba la invalidación de los audios que incriminan al vocal de la Corte Suprema, Daniel Leiva, una turba haya ejecutado a José Antonio Guaymás, el principal sospechoso de abusar y asesinar a la niña Abigail Riquel. “Los fiscales con Edmundo Jiménez a la cabeza abandonaron su función de averiguar la verdad: descuidan el caso de Abigail para proteger a Leiva. Hay que conectar estas situaciones para entender por qué un sector de la población cayó en el horror de la justicia por mano propia”, opinó.

El abogado calificó de “pieza de magnífico cinismo” el dictamen de la fiscala favorable a la exclusión de las grabaciones donde consta que Leiva habría pedido a Pedicone que “manejara las intensidades” de un caso de supuestos abuso sexual y actos de corrupción que involucra al legislador Ricardo Bussi (Fuerza Republicana). “La verdad es que no le conocíamos tanta maestría para expresar la falsedad. O bien otros le escribieron el dictamen o bien es la primera vez que ella hace una redacción”, ironizó.

En un diálogo telefónico el abogado comentó que a esta altura ya no se sabía qué código procesal aplicaba Rivadeneira: “con el nuevo o con el viejo, ella está obligada a instar la investigación, no a destruir las pruebas. En este caso, aniquiló los audios sin siquiera haberlos oído. Pero, además, se extralimitó por dos motivos. Primero porque al comienzo nos corrió vista de la solicitud de exclusión probatoria de la defensa de Leiva y, luego, dio marcha atrás y dictaminó sin darnos participación. Segundo porque, aunque la Corte no lo haya decretado en forma expresa, están suspendidos los términos de la causa penal por el per saltum que presentamos el 5 de octubre”, razonó.

Según su criterio, el recurso tiene efectos suspensivos porque esa es la norma general cuando no existe otra que diga lo contrario, como sucede respecto del pedido de salteo de instancia interpuesto para revertir la sentencia del juez Juan Francisco Pisa. Esta resolución ordenó que la causa “Leiva” sea procesada con la investigación escrita y cerrada dejada de lado el 31 de agosto, y denegó el rol de querellante a Pedicone. El lunes trascendió que el fiscal Alejandro Noguera, quien reemplaza al ministro público Jiménez (está de licencia casi desde el comienzo de la pandemia) consideró que el per saltum no revestía interés constitucional, ni gravedad institucional, ni urgencia, y, por añadidura, aconsejó a la Corte su rechazo sin más trámite. Además, Noguera opinó que el juez denunciante y sus letrados debían ser sancionados por sus expresiones críticas reñidas con la ética y la buena fe.

The Beatles y Steve Jobs

Ahumada afirmó que había un intento de “justificar lo injustificable” y que el resultado eran criterios a medida de los deseos de Leiva que contradecían todos los antecedentes recientes del Ministerio Público Fiscal, de la doctrina y de la jurisprudencia. “¿Cómo puede decir la fiscala que lo que ocurrió entre Pedicone y Leiva, dos funcionarios públicos, fue una conversación privada? Una conversación deja de ser privada cuando hay un delito de por medio. Por un lado está la corrupción de Leiva y, por el otro, la denuncia que hizo una mujer contra el legislador Bussi”, objetó el letrado, que trabaja junto a su colega Fernanda Battig.

A Ahumada también le llamó la atención que la fiscala haya asegurado que Pedicone boicoteó la investigación al permitir la reproducción de los audios en la prensa. “Eso es comparable a decir que, si los escuchás mucho, The Beatles pierden su esencia. No sólo no vio y no oyó las grabaciones, y decidió que no sirven para probar los delitos de Leiva, sino que se atrevió a poner en tela de juicio el funcionamiento del iPod, un producto fabricado por Apple, la empresa tecnológica más poderosa y exitosa de la historia mundial”, reflexionó. En ese misma línea, agregó: “Rivadeneira es nuestra mujer maravilla capaz de controvertir a Steve Jobs (el fundador fallecido de Apple) y a los genios de su compañía. Ellos dicen que sus dispositivos son tan inviolables que ni las agencias de inteligencia de Estados Unidos los pueden vulnerar, pero ella con total certeza opina lo contrario, insisto que sin siquiera palpar el aparato”. Ahumada reiteró que Rivadeneira no se acercó a la escribanía donde Pedicone dejó en custodia la prueba: “es la mejor pitonisa que jamás existió. Tal vez adquirió ciencias infusas o, tal vez, le dictaron el dictamen”.

Ahumada dijo que está a la vista de la sociedad lo que el Ministerio Público Fiscal hace con las denuncias penales: “va en contra de los denunciantes, se trate de Pedicone, o de Abigail y sus familiares. Y lo hace abiertamente, como si la ciudadanía no existiera. La fiscala Rivadeneira subestima a los profesionales y al pueblo que le paga el sueldo para que trate de comprobar los delitos, no para que impida el conocimiento de la realidad”.

Comentarios