"Nene" Fulgado, con una sonrisa en ristre - LA GACETA Tucumán

"Nene" Fulgado, con una sonrisa en ristre

El recuerdo del productor tucumano.

22 Oct 2020 Por Roberto Espinosa
1

Fulgado y Serrat

1995. “¿Y diái, llegaron?” La pregunta es cada vez más insistente en la redacción del diario, a medida que la hora del recital se acerca. Es un artista internacional, de manera que hay que esperar hasta último momento para saber si habrá invitaciones. A las 20, para alegría del Pila Ferronato y Van Mameren, se hace la luz. A los 10 minutos, el teléfono habla: “Me dijo que antes del show, desea compartir una copa de vino con quienes yo considere referentes de la cultura, así que pensé en vos”. La cálida sencillez nos recibe con un abrazo bajo las tribunas del club Floresta. Le obsequiamos un ejemplar de “Trascendencia cotidiana”, de Gerardus van Mameren, y de mi libro “El Borges del jazz”. El “Pila” y el Fede están de fiesta. La emoción de ese breve bienbec con el Nano Serrat parpadea aún en la memoria.

Solucionador de problemas, culto, con una sonrisa en ristre, el “Nene” estaba siempre presto a brindar toda la información posible del artista que traía a Tucumán. El rock era su debilidad, pero transitó por varios géneros no solo musicales: desde Mercedes Sosa, Piazzolla, Spinetta, Sabina y Yupanqui hasta el Teatro Negro de Praga, los ballets Bolshoi, Kiev, Montreal, Los acróbatas chinos...  

La “Negra” ocupó un lugar especial en su corazón. El afecto era recíproco. “Desde el momento en que la conocí, pude sentir su cariño y también su respeto. Creo que por ser tucumano, tuve  algunas ventajas ya que cuando nos encontrábamos acá, ella me hacía sentir su agradecimiento por cuidar su arte y su persona en el lugar donde nació y por estar cerca de su mamá. Y cuando el encuentro era viajando hacia algún recital o en otras ciudades, para ella era como la persona con la que podía hacer permanentemente referencias a todo lo que Tucumán le traía a la memoria como sus amigos de otros tiempos, o anécdotas de su infancia”, me contó. Su testimonio está incluido en el libro “Mercedes Sosa: una canción en el viento”. Tal vez una muchacha ojos de papel le ha abierto ayer a Gabriel “Nene” Fulgado la puerta del silencio.

Comentarios