Seguirá libre el taxista que empaló a un acusado de robo

Un juez rechazó el pedido de detención. El hombre no se presentó ante la Justicia.

16 Sep 2020 Por Gustavo Rodríguez
1

Alderetes IMAGEN ILUSTRATIVA / ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

Un juez rechazó el pedido de detención que había solicitado un fiscal en contra del hombre que abusó sexualmente con un palo a un joven que cometió un robo en El Corte, Alderetes.

El viernes se viralizó un video de un hombre que se hacía sacar una foto a la par de un sospechoso que tenía aún el elemento en sus partes íntimas. “Así quedó el ‘choro’ que vino a robar en El Corte. Así quedarán todos los que vengan a robar aquí”, amenazó un hombre que tenía puesta una camiseta de San Martín y sostenía un látigo en una de sus manos.

El sábado a la madrugada, desconocidos balearon la casa del acusado. Los investigadores sospechaban que se trataba de familiares y allegados del joven castigado que habían identificado al autor del hecho porque en las redes sociales se publicaron sus datos personales. El hombre, que es taxista y tiene más de 40 años, se fue del lugar el mismo sábado y nadie sabe de su paradero.


Investigación paralela

El titular de la Unidad Fiscal de Graves Delitos contra las Personas Ignacio López Bustos inició una investigación paralela a la del robo. Pidió que un médico forense revisara al procesado por haber cometido un delito contra la propiedad. El profesional confirmó las lesiones, pero aclaró que debía esperar unos 20 días para determinar qué secuelas le quedaron por haber sido empalado. La víctima del grave ataque no habría denunciado el hecho, sino que el fiscal decidió actuar de oficio al enterarse de lo que había ocurrido a través de los videos y de las actuaciones policiales.

Con ese informe, el fiscal solicitó al personal de la Brigada Este que, además de identificar a los autores de la brutal agresión, buscaran testimonios para confirmar el hecho.

Además de identificar a los autores, los agentes determinaron, en base a los testimonios, que el joven había cometido el robo en ese sector de la ciudad del este tucumano. Los vecinos lo atraparon, lo desnudaron y comenzaron a golpearlo brutalmente. Luego, según las palabras de varios testigos, el remisero ingresó a su vivienda, buscó un látigo y comenzó a castigarlo. No conforme con ello, luego abusó de él con un palo.


Planteo

López Bustos solicitó al juez Alejandro Tomas que se detenga al sospechoso y a otra persona por lesiones y que se realizara un allanamiento en sus casas. El primer pedido fue rechazado por el magistrado al entender, entre otras cosas, que “si bien es cierto los indicios citados y adjuntos en este acto resultan suficientes para sostener que los sospechados habrían participado en el hecho, no es menos cierto que no se invoca por parte del MPF motivos para sostener que exista riesgo de que no se someterán al proceso u obstaculizaran la investigación”.

Al menos el remisero, después de que sufrió el ataque en su caso, desapareció, según dijeron sus allegados, para proteger su vida y la de su familia. Pero tampoco se puso a disposición del fiscal, puesto que ya es de estado público que debe enfrentar una causa penal por el hecho.

El magistrado sí autorizó que se allane la casa del sospechoso. Los policías ingresaron el lunes a su vivienda y secuestraron la camiseta de San Martín y el pantalón que tenía puesto y el látigo que habría utilizado para golpear al acusado de robo. Con estas pruebas, López Bustos insistiría con la detención del remisero.

Comentarios