Si la vacuna se aprueba, se vende; si no, se tendrá que destruir, advirtió Hugo Sigman

El CEO de mAbxience biotech Argentina se refirió a la producción de dosis contra el covid-19.

13 Ago 2020
1

DIRECTIVO DE MABXIENCE. Hugo Sigman, en su participación en Tucumán del ciclo de exposiciones Endeavor 200. ARCHIVO LA GACETA

Hugo Sigman, CEO de mAbxience biotech Argentina, expresó la satisfacción de la firma por su participación en la fabricación de la vacuna contra el coronavirus covid-19 diseñada por científicos de la Universidad de Oxford, a partir de un acuerdo de producción con el laboratorio AstraZeneca. En ese sentido, el directivo anticipó que la elaboración del antídoto comenzará de inmediato y "a riesgo". Es decir: si no se obtiene la autorización final para su aplicación, todas las dosis deberán ser descartadas.

"Vamos a producir todo a riesgo, porque la aprobación, por sí o no, seguramente estará en diciembre o enero. Pero la vamos a producir ya. Tenemos como objetivo hacer un mínimo de 150 millones de dosis para toda América Latina, a excepción de Brasil [que tiene otro acuerdo]. Y si no se aprueba, se tendrá que destruir", aseguró Sigman en una entrevista con radio Mitre.

Ayer el presidente, Alberto Fernández, anunció que la industria farmacéutica argentina trabajará en conjunto con la mexicana para la elaboración del antídoto diseñado en el Reino Unido. En los laboratorios locales se fabricará la sustancia activa, mientras que en México se llevará a cabo el envasado de las dosis.

"AstraZeneca entendía que la mejor fábrica de América Latina era la nuestra, hicieron todas las inspecciones y consideraciones necesarias. Tenemos bastante experiencia y las instalaciones adecuadas", indicó Sigman.

Aclaró que como el coronavirus es un virus vivo no puede producirse al mismo tiempo que otros productos, por lo cual mAbxience biotech Argentina tomó una decisión de fondo. "Hemos suspendido todo el resto de las producciones", indicó.

El directivo valoró el acuerdo alcanzado, no sólo por la empresa que integra, sino por lo que implica para el país.

"La gente de AstraZeneca estaba sorprendida de nuestra gente. Me siento muy feliz, todos los argentinos tendrían que sentirse felices por tener este nivel en nuestro país", añadió.

En paralelo, destacó el impacto que tendrá la posibilidad de contar con el antídoto para toda la región, en medio de una pandemia que sólo en Argentina registró hasta el momento más de 5.200 decesos.

"América Latina va a tener la vacuna al mismo momento que los Estados Unidos y Europa, no como en otras epidemias, cuando recibíamos los productos más tarde", afirmó.

Añadió que "probablemente sea la primera vacuna que salga en el mundo". (La Nación - Especial)

Comentarios