El presidente Fernández interviene en el conflicto de UTA y hoy circularán los colectivos

Los choferes aplazaron hasta el jueves el paro que habían convocado, a la espera de una solución para el cobro del sueldo de junio. Como Nación no pagó la cuota del mes en subsidios, los trabajadores no cobraron el sueldo ni el 50% del aguinaldo.

21 Jul 2020 Por Martín Dzienczarski
1

PROTESTA. Los choferes habían marchado este mes con González (al centro, de manos abiertas) a la cabeza. la gaceta / fotos de Analía Jaramillo (archivo)

La amenaza de un paro de choferes de colectivos en gran parte del país, incluyendo esta vez los servicios porteños, tuvo al fin un golpe de efecto: el presidente, Alberto Fernández, convocará hoy al secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, para buscar una solución al conflicto del transporte público.

Esa convocatoria desactivó la medida de fuerza que se había convocado para hoy. Sin embargo, la amenaza por el conflicto salarial sigue latente: la medida de fuerza se anuncia ahora para el jueves.

“Se levantó la medida de fuerza por un pedido del Ejecutivo nacional para reunirse con nuestro secretario general para buscarle una solución al conflicto por las compensaciones tarifarias del interior”, confirmó a LA GACETA César González, titular de UTA provincial.

El conflicto del transporte público se profundizó durante la pandemia: los empresarios argumentan que la inequidad en la distribución de subsidios nacionales respecto a las firmas porteñas sumado a la caída de la recaudación por el aislamiento esta vez sí los ponen al límite de quebrar. Ante esto, el pago de los salarios comenzó a postergarse.

La crisis en mayo por el pago de los salarios derivó en 18 días consecutivos de huelga. A finales de junio la situación se repitió: siete días de paro por el retraso en el pago del aguinaldo y de los sueldos de junio.

La intervención de la Provincia logró que se levante la medida en Tucumán. Con el depósito de $ 62 millones de subsidios provinciales, los empresarios pagaron un adelanto de $ 18.000. La semana pasada debían llegar los fondos de los subsidios nacionales para que las empresas paguen todo el sueldo de junio y el 50% del aguinaldo, que queda pendiente para completar en agosto.

“Pasó el 20 de julio y todavía no hay novedades sobre la llegada de los fondos nacionales, comprometidos para que cobremos con los compañeros el sueldo. Por eso cayeron los acuerdos en las provincias y volvió a convocarse al paro”, agregó González.

Benjamín Nieva, secretario de Transporte provincial, destacó el aporte de subsidios provinciales que realiza la gestión del gobernador Juan Manzur y planteó modificaciones al régimen de subsidios nacionales: “todo lo que ocurre en el transporte público del interior nos lleva a replantearnos el sistema; es momento de analizar formas de subsidiar a la demanda y no a la oferta”.


Subsidios nacionales

Cuando el Gobierno nacional asumió, emitió por decreto que extendió la distribución de subsidios hasta abril, cuando se elaboraría un nuevo régimen de distribución de fondos, porque el Congreso no había aprobado el Presupuesto 2020. Se dispuso el pago de $ 9.100 millones. De esos fondos, $ 7.600 millones se destinó a las empresas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA, ciudad de Buenos Aires y municipios del conurbano bonaerense), mientras que las firmas de las demás provincias de país se dividían $ 1.500 millones ($ 152 por mes para las empresas tucumanas).

El inicio de la pandemia postergó el nuevo esquema de subsidios hasta enero de 2021. El ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, reconoció que el esquema es “injusto”.

El esquema de subsidios nacionales comenzó a ser el foco de los reclamos de los empresarios de transporte de las provincias durante la gestión macrista de Guillermo Dietrich al frente de Transporte. Pese a la inflación, los fondos no se actualizaron. En 2019 se trasladó el pago de subsidios a las provincias con un incremento de los fondos de coparticipación nacional. Desde 2019, la Nación dejó de subsidiar el combustible a las empresas, que pasaron de pagar a $ 10 el litro de gasoil a pagarlo a precio de mercado: $ 62. Sin embargo, el aporte se sostuvo sólo para las firmas del AMBA

Los subsidios nacionales se instauraron en 2002, tras la crisis económica, para evitar que el costo del boleto se equipare al valor de un dólar. Por eso se llamaron “Compensaciones tarifarias”. La concentración de fondos hace que el boleto mínimo porteño en colectivos esté a $ 18, mientras que el mínimo en Tucumán está a $ 30.


Enojo legislativo

El vicegobernador, Osvaldo Jaldo, se mostró ofuscado por el conflicto en el transporte público.

“Lo seguimos muy de cerca al conflicto. Es verdad que los empresarios no venden la cantidad de boletos como antes del 20 de marzo y que las empresas tienen menos ingresos, pero los gobiernos nacional y provincial hacen un gran esfuerzo que permite cubrir la partida salarial. Hay que sincerarnos, al esfuerzo lo tienen que hacer los que más tienen, que son los empresarios”, disparó. Jaldo destacó que la Legislatura aprobó en mayo una ley que dirige prioritariamente los fondos de subsidios nacionales y provinciales para el pago de salarios, y luego el excedente puede aplicarse para la adquisición de insumos.

“Lamentablemente los subsidios nacionales se retrasaron. Pero ver enfermeras, policías y trabajadores esenciales que no pueden asistir a sus puestos de trabajo en una situación de crisis económica y de crisis sanitaria causa daño y no lo vamos a permitir”, agregó Jaldo. “Les pido a los empresarios responsabilidad, solidaridad. Acompañamos como gobierno pero debe haber vocación de servicio”, finalizó.


El problema de los paros

1- Los trabajadores del transporte anunciaron que irán al paro de nuevo por la demora en el pago de sus sueldos y del aguinaldo del primer semestre.

2- Los empresarios insisten en que no pueden sostener el servicio por la caída del 70% en la recaudación por la venta de boletos a raíz de la pandemia de covid-19.

3- En simultáneo, los empresarios protestan por la inequidad en la distribución de subsidios nacionales, que beneficia a las firmas porteñas.

4- Más del 85% de los fondos de subsidios nacionales se destinan a las firmas porteñas, mientras que el resto se divide entre los demás distritos del país.

5- La inequidad del esquema de subsidios se arrastra desde la gestión macrista. La Nación prometió modificarlo en enero.

Comentarios