Una banda interceptó a dos grupos de bikers en Horco Molle: “los chicos no quieren dejar de salir”

Al menos tres desconocidos amenazaron con armas a niños y jóvenes. Se llevaron bicicletas y otros objetos.

06 Jul 2020 Por Luis Duarte
2

TRAYECTO. Los agentes recorrieron los senderos de los bikers.

Al menos tres desconocidos interceptaron a dos grupos de bikers en el arroyo Las Piedritas, en Horco Molle, y se llevaron bicicletas, cascos y zapatillas, entre otros elementos. Los testimonios hicieron referencia a que tres jóvenes habían aparecido de entre los cañaverales y amenazaron con arma de fuego a niños y a mayores. Tras el hecho, ocurrido el sábado cerca del mediodía, equipos de la Policía y de la Guardia Urbana Municipal de Yerba Buena recorrieron distintos puntos, pero no hallaron algún elemento sustraído ni a los asaltantes.

Ese día, alrededor de 10 ciclistas, entre padres e hijos, salieron con sus rodados a recorrer el trayecto del cauce. A un kilómetro de la avenida Presidente Perón, se les apareció la banda armada. “Les apuntaron a tres chiquitos y les sacaron las bicicletas a dos de ellos, que inmediatamente salieron corriendo por el susto”, describió Carlos Pérez López, uno de los padres que participaban en la actividad.

De acuerdo al relato, los tres agresores sorprendieron a los chicos que se desplazaban adelante del equipo. “Apareció otro grupo de cuatro muchachos, por lo que los delincuentes soltaron a los chiquitos y lo interceptaron. A estos últimos bikers le sacaron las bicicletas, los cascos, las zapatillas, todo”, agregó. “Por suerte, ayer (el sábado) no concurrieron más grupos de ciclistas, si no, hubiese sido una situación aún más complicada. Pero por el río circula mucha gente haciendo trekking o en bicicletas”, enfatizó el deportista, quien añadió que en ese momento no había vigilancia policial.

Pérez López contó que ese trayecto es más concurrido durante los días hábiles, no así los fines de semana. “Había policías antes de la cuarentena. En noviembre o diciembre había fijo un uniformado debido a los robos registrado en ese tiempo. Ahí cesaron los ataques. Con la flexibilización del aislamiento social, se habilitaron los deportes, pero no reincorporaron al policía. Se vio a un agente en la zona durante la semana, aunque estaba unos minutos y seguía su recorrido”, añadió. “Los chicos están con miedo, pero no quieren dejar de salir. Si lo hacen, se movilizarán por otros lados”, sostuvo.

EL CAMINO. Guardias urbanas buscan las bicicletas robadas y a los autores del ataque.

La investigación

Los equipos de la Policía y de la GUM de Yerba Buena recorrieron los caminos de Horco Molle y de las fincas. El secretario de Seguridad de Yerba Buena, Mauricio Argiró, explicó que se había explorado, junto con personal de la Policía, las quintas de limones o áreas de la UNT, entre otros puntos, después de los robos. “Se recorrió palmo a palmo y no se encontró nada. Muchas veces, en medio de la persecución, los delincuentes lanzan al suelo las cosas”, señaló.

Los desconocidos se llevaron, además de las bicicletas, los cascos y las zapatillas, el reloj de uno de los bikers del segundo grupo atacado. El equipo poseía el sistema de navegación (GPS), lo que permitió que personal de la Brigada Norte de la Policía determinara la última ubicación del artefacto en el barrio 11 de Enero, aledaño al Camino del Perú.

Ayer agentes de la División Robos y Hurtos encontraron en la intersección de avenidas Francisco de Aguirre y Ejército del Norte, en la capital, uno de los rodados sustraídos.

Comentarios