La Legislatura se reactiva tras el aislamiento por el covid-19

Hoy se cumplen dos semanas de la última sesión, de la que había participado un legislador con coronavirus; mañana reinician las actividades

31 Mar 2020 Por Luis María Ruiz
1

PRESENCIA POLICIAL. Agentes patrullan la vereda de Muñecas al 900, frente al edificio de la Legislatura. Las puertas estarán cerradas hasta mañana. la gaceta / foto de diego aráoz

En medio de la nebulosa científica ante el avance de la pandemia de covid-19, existe un dato sobre el nuevo coronavirus que cuenta con cierto consenso entre los especialistas: pasados los 14 días de incubación de la enfermedad, la posibilidad de contagio aparentemente desaparece. Esta información tiene especial importancia para el funcionamiento de la Legislatura.

Mañana se cumplen las dos semanas de la última sesión, de la que había participado un legislador de la oposición cuyo test resultó positivo. Con ello, finaliza el aislamiento obligatorio y preventivo decretado por el vicegobernador, Osvaldo Jaldo. De esta manera, los representantes del pueblo podrán volver a los despachos del edificio de Muñecas 951, aunque para ingresar a la sede legislativa deberán superar una serie de controles (ver nota aparte).

Rumbo al recinto

Se espera que el jueves o el viernes Jaldo convoque a los jefes de bloque y al resto de las autoridades de la Cámara provincial a una reunión de Labor Parlamentaria. La intención del tranqueño sería que se celebre una sesión el miércoles 8 o el jueves 9, con el fin de aprobar -entre otros asuntos- la transferencia en favor del Ministerio de Salud de casi $300 millones de los excedentes financieros generados en el ejercicio 2019 por la Legislatura. El proyecto sería formalizado mañana, y podría llevar la firma del propio Jaldo y de los presidentes de las bancadas que acepten sumarse.

Para llevar ese y otros temas al recinto -incluidos los DNU del gobernador, Juan Manzur- hará falta que las comisiones internas efectúen los dictámenes favorables sobre cada texto. La iniciativa referida al “giro” para el área de Salud deberá tener el visto bueno de Hacienda, que encabeza el oficialista Juan Antonio Ruiz Olivares. Jaldo cuenta en ese comité parlamentario con otros justicialistas, como Graciela Gutiérrez -esposa de Aldo Salomón, intendente de Alderetes-, Enrique Bethencourt -ex jefe municipal de Trancas- y Gonzalo Monteros -hijo del intendente de Banda del Río Salí, Darío Monteros-, por lo que confía en que no habrá inconvenientes para llegar a tiempo para la próxima sesión con el temario confirmado.

Decreto interno

Si bien el presidente, Alberto Fernández, prorrogó el aislamiento social en todo el país debido a la pandemia de coronavirus, Jaldo entiende que tanto él como los legisladores están exentos de la cuarentena generalizada, dado que son funcionarios públicos. De hecho, el titular de la Legislatura había emitido un decreto puntual que obligaba a funcionarios legislativos y a los propios representantes del pueblo a recluirse de modo preventivo. Esto se dio como consecuencia de que se había dado un primer caso positivo en el Poder Legislativo. El instrumento para el aislamiento de los parlamentarios tiene vigencia hasta hoy.

El martes 17, luego de asistir a la última sesión, el líder republicano Ricardo Bussi llegó a su casa y sintió fiebre. Había manifestado síntomas de una gastroenteritis cuando se encontraba en el recinto. Pero tras ser asistido por el médico de su obra social se activó el protocolo por covid-19. Le tomaron muestras, y el Laboratorio Malbrán confirmó el positivo para coronavirus. Tras esto, el radical José Canelada se sometió a idéntico estudio, y también se constató que padecía esa enfermedad. Ambos se encuentran en buen estado de salud, pero la situación motivó la preocupación generalizada entre los restantes legisladores y los empleados legislativos -mozos, taquígrafos, personal de ceremonial y otros trabajadores- que habían estado en el debate.

En este contexto, agentes de Vigilancia Epidemiológica del Siprosa les tomaron muestras el viernes a los opositores Federico Masso (Libres del Sur) y Raúl Pellegrini (PJS), y un día después a una persona que se desempeña en el ámbito de la Presidencia de la Cámara -había registrado fiebre y otros síntomas- . Si bien la expectativa es que no surjan nuevos casos, en el órgano legislativo también asumen que el avance de la pandemia podría derivar en otros positivos, además de los de Bussi y de Canelada, en consonancia con el avance del virus en la provincia.

Con todo esto, las personas que hayan sufrido covid-19 o que hayan sido sometidas a exámenes quedarán eximidas de participar de la próxima sesión. Además, quienes forman parte del denominado “grupo de riesgo” (por su edad o por sus antecedentes de salud) podrían elegir no presentarse al debate. Esto sucedió en el último encuentro, cuando los oficialistas Osvaldo Morelli y Roberto Palina se ausentaron por prescripción médica -para ello, elevaron la notificación formal a las autoridades por mesa de entradas-. Para poder sesionar, la Legislatura necesita de al menos 25 de los 49 representantes en las bancas.

Comentarios