Dieta, contratos y viáticos: los recursos de los legisladores

05 Ene 2020 Por Luis María Ruiz
1

ARCHVO

El presidente subrogante de la Legislatura, Regino Amado, dio esta semana dos pautas sobre los haberes parlamentarios: afirmó que “la dieta es el único ingreso” que perciben los 49 representantes del pueblo; y le señaló a LA GACETA que el monto de dicho mensual, de $131.515, será “congelado” por seis meses. 

Además de esa suerte de salario, la Cámara pone a disposición de sus miembros cuatro recursos o herramientas enmarcados en el cumplimiento de sus funciones: un equipo de asesores políticos; la posibilidad de gestionar subsidios a favor de entidades sin fines de lucro (sistema que reemplazó en 2016 a los “gastos sociales”); la chance de requerir pasajes y viáticos para viajes a otras provincias o el extranjero, siempre que se trate de misiones oficiales; y elementos necesarios (como útiles de oficina y un chip de celular) para realizar sus tareas. Aquí, un detalle de todo aquello con lo que cuentan los legisladores.

1.- La dieta

La remuneración parlamentaria es de $131.515. Está regulada por el artículo 68 de la Constitución provincial, que reza: “los legisladores percibirán mensualmente una suma de dinero que se denominará dieta, tendrá carácter compensatorio de la función y será fijada por la Presidencia del cuerpo”. Esta última expresión fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, en 2018, a partir de una demanda impulsada por los abogados constitucionalistas Luis Iriarte y Carmen Fontán. 

Por eso, para poder “congelar” las dietas -en línea con las medidas de “solidaridad social dispuestas por el Congreso-, los legisladores irán al recinto el martes 28 de este mes. Allí se tratará un decreto firmado por el titular subrogante de la Legislatura, Regino Amado (por orden del vicegobernador, Osvaldo Jaldo), a través del cual se suspenden los aumentos en los haberes parlamentarios durante 180 días -es decir, hasta el 31 de julio-. 

Además, el bloque de Fuerza Republicana, que preside Ricardo Bussi, y el opositor Federico Masso (Libres del Sur), elevaron proyectos de resolución para instaurar la medida. Según Iriarte, esa es la vía adecuada, ya que el decreto sería inconstitucional. Será la primera vez que se debata la dieta en sesión pública, al menos en la historia reciente de la Provincia. 

2.- Staff de asesores

Así como los jueces y los ministros, los legisladores cuentan con un staff de personal a su cargo. En este caso, son contratos transitorios de orden político (finalizan con el mandato del parlamentario), y no forman parte de la planta permanente de la Cámara. Su elección es discrecional, y por Constitución (artículo 59) debe ser aprobada por el vicegobernador, en su rol de presidente de la Legislatura. 

Según oficialistas y opositores consultados por LA GACETA, se les otorga un equipo base de 15 contratos, cada uno de unos $50.000 mensuales. Esto no es algo fijo. Por ejemplo, algunos legisladores optan por sumar profesionales (además de demandar mayor salario, tienen título, lo que impacta en sus haberes) o prefieren unificar contratos (en lugar de tres de $50.000, dos de $75.000). En ningún caso deben superar el monto original (es decir, $750.000; aunque habría legisladores que contarían con mayor margen). Tal como venía sucediendo con las dietas, la remuneración de estos trabajadores es fijada por la Presidencia. 

Los legisladores pueden asignarlos a su despacho o a su “territorio” electoral, ya que -al contrario del empleado permanente- no registra su asistencia en los relojes biométricos del edificio. No se los debe confundir con los empleados de “bloque”, que se desempeñan en el seno de cada bancada.

3.- Gestión de subsidios

Los legisladores pueden gestionar la entrega de subsidios en favor de organizaciones sin fines de lucro (instituciones de ayuda a personas en situación de pobreza o de discapacidad, clubes deportivos, entre otras). La decisión del otorgamiento y el monto dependen del presidente de la Legislatura. 

La entidad beneficiada debe acreditar su situación regular con certificado de normal funcionamiento y otros papeles a revisar por la delegación del Tribunal de Cuentas. Las entregas suelen ser comunicadas por la Legislatura. El viernes pasado, por ejemplo, Regino Amado (titular subrogante de la Cámara) y el republicano Ricardo Bussi (presidente de la comisión de Deportes) otorgaron “una ayuda especial destinada a solventar los gastos que generará la participación del Club Tucumán y Gimnasia en la Liga A-2 de Vóley”, según el parte oficial. 

El constitucionalista Luis Iriarte objetó en una entrevista que los montos no sean dados a conocer, aunque no cuestionó la legalidad de estos aportes. Este sistema de subsidios funciona desde 2016, cuando el vicegobernador Osvaldo Jaldo derogó el régimen de “gastos sociales”, a través del cual los legisladores disponían de dinero en efectivo para ayudas (el peronista Reneé Ramírez, en 2016, dijo que eran $150.000 al mes). 

4.- Viáticos y pasajes

No es un sistema utilizado con frecuencia, pero los legisladores -al igual que los funcionarios del Poder Ejecutivo- pueden gestionar ante la Presidencia de la Legislatura la cesión de recursos no reintegrables para llevar adelante misiones oficiales o gestiones puntuales en otras provincias o en el extranjero. El interesado debe elevar una nota consignando todos esos datos a la Presidencia de la Legislatura, que puede optar por cumplir con el pedido u omitirlo. 

En caso favorable, el aporte puede ser de dos características. Por un lado, el pasaje (terrestre o aéreo), que es adquirido directamente por el personal específico de la Cámara provincial -es decir, no se le da la plata al legislador para que saque el boleto-. 

Por otro lado, el aporte puede ser en forma de viáticos, que están destinados a cubrir los gastos emergentes de la misión oficial (comida, movilidad, etcétera). No suele ser una suma significativa de dinero, indicaron legisladores que utilizaron este recurso, aunque si llegara a haber un remanente no suele ser exigida su devolución. Y aclararon que, si bien hay algunos representantes “más viajeros” que otros, sólo pueden contar con estos viáticos en una ocasión al mes, o dos a lo sumo.

5- Elementos operativos

Con el fin de que los 49 legisladores puedan cumplir su tarea, la Legislatura pone a disposición de ellos no sólo las áreas técnicas internas (direcciones y prosecretarías), sino además una serie de elementos operativos necesarios para el análisis, la elaboración y la presentación de proyectos de ley, resolución o declaración. 

Así, para poder obtener útiles de oficina (resmas de papel, tinta para la impresora, lapiceras, etcétera), deben redactar una nota dirigida al área de Compras y Economato -según la web oficial, a cargo de la subdirectora María Castellote-, que se encarga -entre otros puntos- de atender “los  pedidos excepcionales de bienes y servicios”. 

Por otra parte, luego de asumir en la banca, los legisladores reciben unas 50 tarjetas de presentación con el logo de la Legislatura (si quieren imprimir más, se las descuentan de la dieta). Además, les entregan un chip de teléfono con una línea oficial (no se incluye el aparato), aunque muchos legisladores prefieren no utilizar este servicio, ya que tiene minutos limitados. Otro elemento del cual pueden disponer los representantes del pueblo es la chapa patente oficial de la Legislatura, que posibilita ciertas ventajas a la hora del estacionamiento en lugares público, aunque más de uno de los consultados indicó que prefería no utilizarla. 

Comentarios