¿Cómo podés medir el temblor que sacudió la siesta tucumana?

Hay dos maneras: la escala Mercalli, que mide daños estructurales y la Richter, quizás la más conocida, hace foco en la energía liberada por el movimiento sísmico.

15 Dic 2019
1

La definición de “temblor” de la Real Academia Española es corta y precisa: sacudida de la corteza terrestre. Si la búsqueda para conocer más al respecto sobre qué significa un sismo de 4.7° en la escala de Richter -como el que sacudió antes de las 15 hoy a la provincia- habría que pensar que una expresión mayor.

Caben dos caminos para comprender los temblores. Uno es la escala de Mercalli, de uno a 12 grados desarrollada para evaluar la intensidad de los terremotos a través de los efectos y daños causados a distintas estructuras. La I es prácticamente imperceptible, mientras que la XII habla de destrucción total.

La escala de Richter o escala de magnitud local (ML) es una escala logarítmica arbitraria que asigna un número para cuantificar la energía liberada en un terremoto. Se mide en grados y va de 2.5° en adelante. A partir de 8° se lo considera como “gran terremoto”.

Tomando como referencia el temblor que asustó a los tucumanos, en la tabla de Mercalli sería de grado VI, número suficiente como para que la gente lo sienta, se muevan estructuras, muebles y genere, dependiendo su duración, cierto temor en la población. En Richter, en tanto, se habla de 4.7° y sintetiza su magnitud en que puede generar “algunos daños” materiales.

Temas

Tucumán
Comentarios