El aumento del boleto se aprobó con los votos del alfarismo y del PJ - LA GACETA Tucumán

El aumento del boleto se aprobó con los votos del alfarismo y del PJ

Desde el lunes, viajar en las 14 líneas urbanas costará $ 30; la suba anual alcanza el 93,5%.

05 Dic 2019 Por Martín Dzienczarski
1

En una hora de sesión, el Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán aprobó la suba del boleto en la capital: el aumento que lleva de $ 24 a $ 30 los viajes en las 14 líneas urbanas regirá desde el lunes. El incremento del 25% iguala el ajuste de tarifas que había otorgado esta semana el Gobierno provincial en los servicios metropolitanos, interurbanos y rurales.

El aumento se aprobó por 14 votos a favor, aportados por las bancadas del PJ, Peronismo de la Capital, y del alfarismo, Vamos Tucumán. Los cuatro ediles de Fuerza Republicana se opusieron a la suba, a pesar de que antes de la sesión el presidente del cuerpo, Fernando Juri, había logrado un acuerdo con los 18 ediles para que el ajuste se aprobara por unanimidad: el mensaje era que el Concejo en pleno daba la suba para evitar despidos y huelgas en diciembre.

Los alfaristas Cristian Petersen, Alfredo Toscano, Daniel Alfaro, José “Lucho” Argañaraz, Rodolfo “Johny” Ávila y Agustín Romano Norri, junto a los peronistas Juri, Ernesto Nagle, Gonzalo Carrillo Leito, Alejandro Figueroa, David Mizrahi, Sara Assán, Emiliano Vargas Aignasse y José Luis Coronel, votaron la suba. Los bussitas Eduardo Verón Guerra, María Belén Espinosa, Liliana Leiva y Ramiro Ortega votaron en contra, a pesar de que Espinosa -representante de Fuerza Republicana en la comisión de Transporte- había firmado el dictamen de comisión que llevó al recinto el ajuste de tarifa.

Los presidentes de los tres bloques justificaron los votos de sus espacios utilizando los mismos argumentos: la suba se trató en plena crisis del transporte, bajo la amenaza de los empresarios de concretar los 150 despidos anunciados en octubre, de la advertencia sindical de implementar un paro por tiempo indeterminado y frente a las quejas de los vecinos por la calidad del servicio.

En la calle, grupos de vecinos, estudiantes y militantes de partidos de izquierda (PO, PTS, Polo Obrero, CUBA-MTR), se manifestaron contra la suba. Con carteles, megáfonos y cacerolas, pedían a los autos que toquen bocina para sumarse a la protesta. El ruidaje retumbó en el recinto de sesiones.

“Difícil decisión”

Coronel, presidente de la Comisión de Transporte, recordó que el 11 de noviembre ingresó el pedido de los empresarios en el que solicitaron que el boleto se equipare a la tarifa técnica de $ 42,32. Y que esta semana ingresó la resolución de Casa de Gobierno informando el nuevo cuadro tarifario tras la suba del 25% en los servicios provinciales. “Destaco el sentido social del dictamen, que fija en $ 18,10 el valor del boleto para quienes compren el abono social por 22, 44 u 88 viajes, ahorrando casi un 40%. No podemos cargar con la amenaza de 150 despidos de choferes, es difícil, pero no cargaremos con eso”, justificó Coronel.

Nagle, presidente del bloque peronista, reconoció que era una “jornada difícil” y reiteró que los concejales no son “aumentadores seriales del boleto”: “tomamos esta medida con responsabilidad social para evitar conflictos en diciembre. No es fácil. Los empresarios pidieron una suba del 75% y les concedemos un aumento del 25%”.

“Me parece mal la forma en que se trata este aumento, los empresarios ni siquiera vinieron a exponer al cuerpo”, consideró el radical Romano Norri. Y agregó: “creo que debíamos esperar hasta que asuma el siguiente gobierno nacional para saber qué políticas aplicaría y actuar en consonancia. Soy orgánico, acompañaré como definió mi sector político, pero no estoy dispuesto a que nos sigan llevando de las orejas al recinto por una orden del gobernador Manzur”.

“Es un día triste, estamos tironeados por dos flancos: los empresarios que amenazan con 150 despidos ahora y 500 más hasta enero, y los usuarios que padecen el servicio. La región está convulsionada y el ánimo de Manzur fue no poner más leña al fuego. Desde Fuerza Republicana he dejado librado a cada concejal del espacio su voto”, expresó Verón Guerra. Él y todo su espacio votaron en contra.

Protestas contra la suba: “si el transporte es público, los colectivos son nuestros”; el reclamo frente al Concejo

Grupos de vecinos, estudiantes universitarios y militantes de partidos de izquierda (PO, PTS, Polo Obrero, CUBA-MTR) manifestaron ayer a la mañana, mientras los concejales de la capital sesionaban para aumentar la tarifa. Protestaron con carteles, pancartas, cacerolas y hasta pedían a los autos que se frenaban en el semáforo de la San Martín y Monteagudo y que se sumaran a la causa con bocinazos. El ruido retumbó durante varios pasajes del debate adentro el recinto de sesiones del cuerpo. “Me acabo de enterar que acaban de aprobar la suba por lo que me consultaban los periodistas, no lo puedo creer, que avancen así y atropellen a las ‘laburantas’ y ‘laburantes’. Estoy convencido de que la fuerza de todos va a permitir que se de marcha atrás a esta medida. Soy laburante, soy artista, hago presentaciones en el interior y para viajar tengo que trasladarme en colectivo o en taxi. Nuestros ingresos no aumentan. Ningún concejal se acercó a consultarnos nada”, explicó Rael Quiroga, de 33 años. Cuando se aprobó la suba, los manifestantes habían cortado el tránsito sobre Monteagudo y estallaron de bronca. Justo cuando un interno de la línea 3 intentaba doblar por San Martín, los manifestantes se cruzaron para que no pudiera avanzar: “si el transporte es público, los colectivos son nuestros. No vamos a movernos hasta que bajen el boleto”, expresó un grupo. Luego de tres horas de corte, y con la sesión finalizada, la marcha terminó.

Comentarios