“Faltan obras de infraestructura para evitar inundaciones en el Sur”

Apenas 450 empleados de Construcciones Escolares trabajan en el mantenimiento de 1.250 escuelas de la Provincia, según su director, Enrique Getar.

20 Nov 2019 Por Magena Valentié
1

ESCUELA DE FINCA CORNET. Así quedó el establecimiento después del desborde del canal en Arcadia.

Esperar. Y cruzar los dedos. Es lo único que se puede hacer hasta que pase el verano, que recién comienza mañana. Mientras tanto, las tormentas que se han anticipado han dejado grandes socavones en el Sur de la provincia por el agua que baja sin freno, a toda velocidad desde cerro. Este es el concepto que deja el director de Construcciones Escolares, Enrique Getar, al sostener que la única solución pasa por realizar obras de infraestructura que, por su alto costo, necesitan del auxilio de la Nación.

Ayer, en el programa LA GACETA Central, que se emite por LGPlay, el arquitecto Getar reconoció que el problema de las lluvias se agrava por la acción de agricultores que “tapan los canales y por ello los caminos se convierten en ríos”. El lunes LA GACETA publicó una nota en la que se denuncia que unas 20 escuelas corren riesgo de inundarse por la ubicación donde se encuentran. Getar dice que al menos tres socavones se han producido por el agua que baja sin freno: uno en Finca Cornet, en Concepción; otro en Alto El Puesto, en Graneros, y el tercero en El Puestito de Arriba, en Burruyacu. “En estos lugares hay que hacer inversiones porque están en riesgo poblaciones enteras”, advierte el funcionario.

“Todos estos problemas se analizan en el Comité de Emergencia de la Provincia que trabaja a full. Allí se trabaja en forma interdisciplinaria con intervención de las distintas áreas de la Provincia. Se discuten y se plantean los trabajos que son necesarios. Pero Construcciones Escolares depende del Ministerio de Economía y de Obras Públicas, y solamente nos manejamos con fondos provinciales. Las obras de infraestructura que se necesitan requieren del aporte de mucho dinero y si no es con ayuda nacional, hacerlas es prácticamente imposible”, sostuvo el funcionario en el informativo de la mañana.

Sólo mantenimiento

Getar dejó en claro que las soluciones de fondo para prevenir los efectos catastróficos de las lluvias no están a su alcance. Su tarea es la de realizar mantenimiento de los edificios escolares “para poder garantizar los 180 días de clases”. Pero como él mismo lo reconoce, con trabajos de mantenimiento solo no basta, faltan obras de fondo. Como ejemplo dijo que recuperar una escuela después de una fuerte lluvia los costos oscilan entre $ 50.000 y $ 300.000. Aunque indicó que siempre cuenta con la colaboración de las directoras de los establecimientos.

Los problemas se deben a las lluvias. También ocurren por la impericia de personas externas que intentan resolver situaciones, como ocurrió en la escuela de Fronterita, en Colonia 4. “Se cayó el tanque de agua dentro del comedor de los chicos”, luego un equipo de Construcciones terminó de hacer el trabajo que consistía en la poda de árboles peligrosos.

“La escuela de Arcadia ha sido limpiada dos veces con ayuda de la comunidad, pero llueve y se vuelve a inundar”, señala. Getar aclara que “nosotros trabajamos de la escuela para adentro, pero hacia afuera tenemos que coordinar con otras reparticiones como Vialidad”. Las tareas en general se realizan en forma coordinada con intendentes, delegados comunales y también con el Ministerio de Educación.

Getar dijo que su repartición cuenta con 450 operarios que trabajan en 1.250 escuelas. “No hay establecimiendo educativo donde no podamos llegar, vamos a todos”, dice. Pero remarcó que cada vez hay más escuelas en zonas complicadas por las lluvias, como Simoca, Monteagudo y Burruyacu en la zona de El Puestito.

Hace poco la Provincia construyó la escuela de Alto El Puesto con fondos propios. “Pero todavía hay que tener cuidado porque hay socavón de 10 metros de profundidad que esperamos que no siga avanzando”, advierte. “Tenemos la esperanza de que con el nuevo gobierno nacional haya una solución para todos estos problemas”, anhela.

Varias escuelas podrían correr riesgo con las grandes tormentas

Las escuelas ubicadas en zonas peligrosas son: Escuela Adela Morales de Ichipuca (Monteagudo),  Escuela 129 de Los Palomino (Simoca), Escuelas de El Palancho, de La Florida y de Puesto Los Pérez, situadas a orillas de la ruta 334, camino que comunica  La Cocha con Taco Ralo. Las aguas que bajan del pedemonte ya destruyeron la carretera y ensancharon más de 150 metros el río San Francisco, que antes apenas tenía 10 metros de ancho. El desmonte de los cerros y el desvío o cierre de acequias con fines agrícolas o madereros son causa de las inundaciones. (LA GACETA, 18/11)

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios