En el agua, el técnico de los "Decanos" se llama José

Desde hace cinco años, los jugadores “decanos” que gustan ir de pesca, lo hacen en la lancha de “Pepe” Briz, un fanático del club que el “Polaco” Menéndez conoció en 2014 y que desde entonces lleva y guía a los miembros del plantel.

17 Nov 2019

El 2014 fue un año importante para Atlético. Más allá de que para la mayoría de los hinchas está teñido de la frustración por no haber podido ascender en el generoso torneo de la B Nacional de aquel entonces, fue un año de nacimientos. En la final perdida contra Huracán a fines de ese año, parió la mentalidad ganadora de un equipo que conquistaría todo en los siguientes cinco años. También en ese 2014, nació en el club una tradición que se mantiene hasta ahora: ir de pesca.

Quizás antes de eso, jugadores “decanos” ya hayan ido a practicar una de las actividades extra futbolísticas más populares entre ellos, pero jamás habían ido con José Amador Briz. Con 64 años, el fanatismo por Atlético y la pesca, y con su propia lancha, “Pepe” se transformó a partir de ese año en una especie de guía, amigo y hasta segundo padre para varios de los miembros de Atlético, en este lustro.

“Los jugadores que quieren ir a pescar, me mandan un mensaje y ya. Depende del día libre pero yo siempre estoy listo. Son como mis hijos”, le reconoce un emocionado “Pepe” a LG Deportiva. Un mensaje que mandaron Cristian Erbes, Gonzalo Castellani, Marcelo Ortiz y José Luis Fernández hace un mes, cuando conocieron la tradición: el jugador de Atlético que quiere ir a pescar, debe contactar a “Pepe”.

ASADO. “Pepe” compartió un almuerzo con Lucchetti y Gervasio Núñez.

Ellos recién transitan los primeros encuentros con Briz, pero todo comenzó en ese 2014. Cristian Menéndez, fanático de la pesca, averiguó quién podría llevarlos en lancha a pescar a él y a otros jugadores de ese momento: Pablo Cáceres, Fernando Evangelista y Franco Sbuttoni. La recomendación llegó y pese a que no se trataba de “Pepe”, los acercaría a él.

BUENA COSECHA. Valdez posa con el dorado que sacó hace algunos años.

La cita era en el río Marapa uno de los días libres que tenía el plantel. Como las lanchas sólo soportaban tres personas (en este caso el conductor y dos jugadores), Briz -que estaba en el lugar y reconoció a los jugadores- se ofreció a llevar a los otros dos miembros del plantel en su propia lancha.

“Soy fanático de Atlético y los reconocí al toque. Voy a la cancha desde chico con mi hijo, mi nieto Lautaro y mis amigos”, confesó “Pepe”, que tenía en ese entonces (y sigue teniendo) un escudo del club en su lancha.

El “Polaco” fue uno de los que fue a parar a la suya y fue tanta la buena onda que hubo que intercambiaron teléfonos y siguieron con los encuentros pesqueros. Tan bien la pasaban que el delantero comenzó a festejar haciendo la mímica de una caña de pescar en plena faena. “Menéndez nació con una caña en la mano”.

A partir de ahí, fue inevitable: este hombre se convirtió en la persona que los llevaría a pescar siempre. A ellos y a las siguientes generaciones de “decanos” que llegarían, incluso sin ninguno de los miembros “fundadores” del “Club de la pesca” pero que se heredó como si se tratara de una verdadera familia.

“A todos los muchachos les gusta pescar y salir un poco de la rutina”, explica Briz. A ese cuarteto le siguieron jugadores como Francisco Grahl, David Valdez, José Méndez, David Barbona, Augusto Batalla, Gervasio Núñez, Javier Toledo y los cuatro que pescaron en tierras santiagueñas hace unas semanas.

“A veces se hace muy rutinario todo y para salir un poco de eso en los días libres la pesca está buena. Yo soy nuevo pero estoy aprendiendo”, reconoce Erbes. “Solemos ir a Las Termas con un grupo al que nos gusta la pesca”, agrega Castellani.

Valdez con su nieto y varias de sus fotos.

Ambos están ahora bajo el cuidado de su segundo entrenador, luego de Ricardo Zielinski. Es que las indicaciones que suele dar “Pepe” son relativas a la pesca, pero no se priva de hacer apreciaciones futbolísticas. “Me mensajeo con Barbona. Le pedí que se anime a terminar la jugada. Lo mismo le digo a Castellani”, dice.

Eso sí, las indicaciones sólo las hace por mensajes o en persona, pero en otro escenario. “La regla en la pesca es que no hablamos de fútbol ni de dinero”, dice “Pepe”. Y él cumple. Como cada vez que un jugador de Atlético quiere ir a pescar.

HABITUÉ. Valdez era de los que más iba a pescar. Aquí, junto con Francisco Grahl.

Comentarios