Dos hermanos dicen que el conscripto era asistente de Milani

Los testigos ratificaron una versión de 2013.

18 Oct 2019
1

EN TRIBUNALES. Milani y Sanguinetti son juzgados por la desaparición de Ledo, ocurrida en Monteros en 1976. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

La aparición de César Milani en la televisión en 2013, en ocasión de su propuesta como teniente general del Ejército Argentino, activó la memoria de Juan Carlos Illanes. Tanto ese testigo como antes su hermano, Álvaro Illanes, relataron ayer que el primero recordó en aquel momento, mientras veían juntos las noticias, que en Tucumán el soldado Alberto Ledo le había mencionado que se desempeñaba como asistente de Milani. A continuación, los riojanos fueron a hablar con la madre y la hermana de la víctima, Marcela Brizuela y Graciela Ledo, y expusieron la versión en los medios de comunicación. Milani juró de todos modos como número uno del Ejército en la etapa final del segundo mandato de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y en 2015 pidió el pase a retiro.

Las declaraciones de los riojanos Illanes encontraron a Adolfo Bertini, defensor público de Milani, preparado para el contraataque. El abogado presentó un informe del Poder Ejecutivo Nacional donde constaba, por un lado, que Álvaro Illanes había quedado exceptuado de realizar el servicio militar obligatorio por su condición de DAF (deficiente aptitud física). Ese mismo documento al que accedió LA GACETA consigna que no consta en los registros que Juan Carlos Illanes haya sido destinado a Tucumán. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán (TOF) admitió la información pese a la oposición del fiscal federal Pablo Camuña, y de las querellas de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y de las familiares de Ledo.

“¡Rajá, ‘Flaco’!”

Álvaro Illanes defendió su relato con vehemencia. Con el pelo largo y suelto, se sentó ante el TOF con los brazos en carpa apoyados en las barandas laterales de la silla. Y contó que había conocido a Ledo en una escuela secundaria de La Rioja. El testigo, que se definió como militante peronista desde la juventud, añadió que él estuvo en la “colimba” entre el 4 y el 19 de febrero de 1976, y que allí también coincidió con Ledo, a quien llamó “El Flaco”. Según relató, el entonces subteniente Milani solía reunirse con los conscriptos por la tarde: “nos hacía tararear una canción de moda muy pegajosa y, después, venía una charla donde nos preguntaba sobre el Operativo Independencia. Ledo y yo éramos militantes, y notamos que nos dirigía la mirada”.

Álvaro Illanes, quien estuvo detenido durante la dictadura, añadió que vio al soldado desaparecido por última vez en una misa del capellán fallecido Felipe Pelanda López. Ledo había ido a la ceremonia religiosa como ayudante: “ahí me contó que lo llevaban a Tucumán. Yo le dije ‘¡rajá, Flaco!’”. Hacia el final, el testigo aseguró que él no tenía animosidad hacia los militares y que no decía que Milani haya matado: “pero él era partícipe de lo que estaba ocurriendo y debe saber dónde están los cadáveres. Simplemente quiero saber adónde están los huesos del ‘Flaco’ para que la madre, antes de que se vaya de este mundo, pueda llevarle una flor”.

Comentarios