El despido de choferes podría derivar en un paro nacional

Los empresarios de la Aetat serían convocados para las negociaciones.

08 Oct 2019
1

DESOLACIÓN EN TUCUMÁN. El último paro de la UTA a nivel nacional fue por 48 horas, a mediados de julio. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

Los despidos de unos 150 choferes de colectivos en Tucumán generó el alerta y la movilización en la conducción gremial de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) local para revertir la situación, que podría derivar en un paro de actividades en la provincia en los próximos días si no hay respuestas positivas. A la medida de fuerza podría adherir la UTA nacional, ya que ayer asumió también la defensa de los puestos de trabajo y con la advertencia de que si no hay reincorporaciones adoptará “las medidas que correspondan”.

Cabe recordar que en el último paro general convocado por la UTA nacional adhirió la filial local a pesar que el reclamo salarial era para los choferes porteños y bonaerenses. Las decisiones son corporativas y esta vez no sería la excepción.

El secretario general de la UTA local, César González, mantuvo ayer al mediodía una reunión en la Secretaría de Trabajo de la Provincia, Roberto Palina, para ponerlo al día con el ajuste en la planilla de trabajadores. El viernes pasado, se conoció que unos 90 choferes y mecánicos de las líneas de colectivos de toda la provincia recibieron telegramas de despido.

Otro número similar recibió la noticia de que se quedaba sin trabajo de manera informal, a través de listas pegadas en los galpones o hasta por mensajes de Whatsapp. En total, aseguró González, los despidos suman 150, y ayer aguardaban la recepción de todos los telegramas.

“Si no acordamos mediante el diálogo, se emplearán medidas de acción directa”, explicó González a la salida de la reunión con Palina. La cúpula sindical remitió ayer la documentación para denunciar formalmente todas las desvinculaciones en la Secretaría de Trabajo de la provincia.

Convocatoria

Consultado por LA GACETA, Palina aseguró que si el gremio cumple con la presentación, hoy convocará a la patronal, refiriéndose a la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat).

El funcionario explicó también que en esta instancia no se puede dictar una conciliación obligatoria “de oficio”, ya que está determinado que debe solicitarla una de las partes en conflicto.

La semana pasada, la cúpula de la cámara empresaria había justificado los despidos “por la crisis económica y al falta de subsidios nacionales, provinciales y municipales para asistir al sector ante las tarifas atrasadas”.

En tanto, funcionarios de la cartera de Trabajo explicaron a nuestro diario de la conciliación obligatoria se convoca por la existencia de un conflicto de partes por un plazo de 15 días hábiles, con la posibilidad de extenderse por otros cinco días hábiles más.

La medida retrotrae la situación de status quo anterior al conflicto, y durante la vigencia de la conciliación no pueden realizarse medidas de fuerza. También informaron que en la reunión con González, Palina solicitó que se aplacen las medidas de fuerza, al menos por esta semana. El objetivo, informaron por lo bajo, es lograr retrotraer los despidos debido a que las empresas no habían presentado documentación para iniciar procesos preventivos de crisis.

Comentarios