Detienen a un acusado de un crimen cometido hace casi 15 años

El homicidio ocurrió en diciembre de 2004.

18 Jun 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

Un hombre que estaba acusado del homicidio de un interno del penal de Villa Urquiza fue detenido en la provincia de Río Negro, a casi 15 años que se concretara el hecho y cuando quedaba muy poco tiempo para que la causa prescribiera.

El calor se hacía sentir el 30 de diciembre de 2004. Ese día, cerca de las 10, dos guardiacárceles advirtieron que tres internos estaban protagonizando una feroz pelea. Cuando quisieron intervenir era demasiado tarde: Julio Ramón Toro ya había fallecido por los golpes y puñaladas que le habrían propinado Mauricio Heredia y Andrés Fernández Loira. Este último había sido trasladado hace poco tiempo del penal de Sierra Chica.

Los dos acusados declararon en la fiscalía que conducía Guillermo Herrera. Ambos, según trascendió, habrían negado cualquier vinculación con el homicidio de Toro. Sin embargo -y a pesar de un pacto de silencio entre varios de los internos- algunos habrían sindicado a Heredia y a Fernández Loira como los autores del ataque. La agresión se habría consumado con una de las conocidas “puntas carcelarias”, que habría desaparecido tras el episodio. A Toro lo habrían atacado a traición, rápidamente, y sin que pudiera hacer nada para defenderse.

Toro, de 33 años, hacía un año que estaba interno en el Penal, según dijeron sus familiares, procesado por portación de armas. Su prima, María del Carmen Toro, considera que son muchos los puntos oscuros en este episodio.

“Nos avisaron muy tarde que había fallecido, y cuando fuimos a buscarlo al hospital Padilla, donde nos habían dicho que estaba, ya se lo habían llevado”, contó la mujer, quien se quejó de que ninguna autoridad dio la cara. “Dicen que los presos quedan en la cárcel para reformarse y que allí los cuidan, pero no parece cierto”, agregó en esos días.

El conflicto se habría originado en una pelea por el dominio en un sector de la cárcel.

La búsqueda

La Sala II, integrada por los jueces Luis Morales Lezica, Gustavo Romagnoli y Eduardo Romero Lascano solicitaron a la Policía que busque a Heredia, ya que nunca se había presentado para ser enjuiciado por el hecho. El otro imputado ya habría sido condenado por el crimen, según confirmaron fuentes judiciales a LA GACETA.

Un equipo integrado por los oficiales Carlos Ibáñez, Carlos Ruiz y Hugo Aparicio, al mando de los comisarios Cristian Peralta y Jorge Dib, descubrieron que el prófugo se podría estar residiendo en la provincia de Río Negro.

Los investigadores, siempre según las actuaciones policiales y judiciales, viajaron hasta esa provincia y establecieron que Heredia podría haber formado una especia de cooperativas de trabajadores para realizar tareas rurales en ese sector del país. Lograron ubicarlo en la localidad de Chimpay y, después de seguirlo, lo atraparon.

El acusado del homicidio ya arribó a la provincia y en los próximos días fijarán fecha del juicio. El detenido pidió no ser trasladado al penal por temor a sufrir represalias.

Comentarios