El desafío del nuevo DT de la Reserva de Atlético

Anastacio espera nutrir a la Primera.

07 Jun 2019
1

LAPICERA EN MANO. Martín Anastacio (Izquierda) es el nuevo entrenador de la Reserva de Atlético. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARAOZ

En Atlético ya trabajan con miras a la próxima temporada. Con la baja de Juan Ignacio Mercier confirmada, una de las alternativas para reforzar el plantel profesional es buscar opciones la cantera. Claro está que para disputar la Superliga, la Copa Sudamericana y la Copa Argentina será necesario un plantel largo y una mixtura entre jugadores de experiencia y juveniles con buena proyección.

En este último rubro toma protagonismo Martín Anastacio, confirmado como nuevo DT de la reserva. Junto con los profesores Santiago Quintero, Rubén Vega y Guido Cuevas, tendrán como principal misión preparar a “su” fuerza y esperar la señal de Ricardo Zielinski.

“Nuestro objetivo es preparar un jugador de Primera y promoverlo. Después intentaremos estar por arriba de mitad de tabla, o en el mejor de los casos prendidos en las primeras posiciones”, comentó Anastacio en diálogo con LG Deportiva.

El nuevo entrenador armará su plantel con juveniles de la Cuarta división, con algunos de los chicos que están disputando el Anual liguista y con los jugadores que el “Ruso” no tenga en cuenta para comenzar la pretemporada, el próximo 24 de junio.

“Seguramente hablaremos con Ricardo y coordinaremos la manera en que vamos a afrontar el segundo semestre”, explicó Martín, quien pretende formar a sus pupilos de modo tal que cuando el entrenador de Primera necesite sus servicios, no sientan tanto el cambio de categoría y puedan rendir de buena manera. “Hay que formar jugadores”, agregó.

Y es que en Primera aún es incierto el futuro de algunos jugadores que fueron fichas claves en el tablero de Zielinski. David Barbona y Rodrigo Aliendro tienen propuestas muy tentadoras de otros clubes de la Superliga, mientras que los contratos de Ricardo Noir, Andrés Lamas y Juan Cruz Kaprof vencen el 30, y su lugar no está asegurado. A esos flancos que pueden quedar vacíos alguien los tiene que cubrir; sean jugadores de experiencia o pibes con futuro promisorio.

Comentarios