Atlético ganó varios partidos por cinco o más goles de diferencia, como los que ahora necesita

A los de Zielinski no le quedará otra que ir por la heroica.

19 May 2019 Por Andrés Burgo
1

¿SE REPETIRÁN? Los festejos por el 5 a 0 sobre Los Andes en 2015 dejaron imágenes como estas: Leandro González, jugador clave en ese momento, llevado en andas. El actual Atlético intentará repetirlas. la gaceta / foto de hector peralta (archivo)

Salvo por los jugadores que hablaron al paso para la televisión en el campo de juego, Atlético dejó Victoria -convertida ayer en Ciudad Derrota- con el paso firme y en silencio, sin palabras, como si el 0-5 hablase por sí solo.

Su última imagen fue la de sus futbolistas ya subidos al colectivo que trasladaría al plantel hacia el hotel, el paso previo para el regreso hoy a la mañana: llovizna fuera del ómnibus y jugadores hurgando en sus celulares dentro del transporte y esperando, incluso después de las 22, que Javier Toledo regresara del antidoping.

Ni siquiera expresó su opinión el entrenador Ricardo Zielinski, quien ya se había ido “con bronca” del Monumental tras el 1-4 porque “nos hicieron goles evitables” (así había dicho el martes pasado). Aunque esta vez no lo expresó con palabras, no hace falta ser un mago que intuir que su malestar de ayer era incluso mayor. “Esto puede ser un toque de atención para que los dirigentes no dejen de reforzar el equipo para la próxima temporada”, susurró un allegado.

En todo caso, el único integrante de la delegación que habló al pie del colectivo fue el encargado del departamento de prensa, Silvio Nava, quien pidió comprensión por el silencio de Zielinski y soltó una frase que los hinchas de Atlético repetirán como mantra cuando les pase la frustración por el 0-5 y por una posible final que se les parece haber escapado: “No está todo dicho, ahora nos toca a nosotros de locales”.

Un par de periodistas partidarios, mientras los jugadores se subían al colectivo, comenzaron entonces a recordar el último 5-0 a favor: fue, por supuesto, en noviembre de 2015, la tarde de fiesta en que Atlético goleó a Los Andes y se aseguró su regreso a Primera, acaso el kilómetros cero de la gloria que estaba por llegar.

También hay otras goleadoras superiores en que Atlético puede poner en marcha el operativo milagro: el 7-0 a Cipolletti en la temporada 1998/99 de la B Nacional (los rionegrinos presentaron juveniles por falta de pago a los profesionales), el 7-1 a 13 de junio de Pirané, Formosa, en el debut en el Argentino A en 2002 y el 6-0 a Los Andes en la B Nacional de 1988/89. También otro 5-0, contra Rafaela en la B Nacional 1993-94.

E incluso, en búsqueda de aferrarse a una hazaña, Atlético también tiene una serie revertida en 2004, en épocas de Argentino A: al 0-4 inicial contra Gimnasia y Tiro le siguió un 6-2 en la revancha en el Monumental y triunfo por penales. La frustrada remontada ante Guillermo Brown (0-4 y 4-1) de 2007 mejor no mencionarla.

Comentarios