En Yerba Buena lanzan un plan para contener a “trapitos” - LA GACETA Tucumán

En Yerba Buena lanzan un plan para contener a “trapitos”

Emplean y capacitan a ex cuidacoches.

31 Dic 2018 Por Martín Soto
1

VIEJA POSTAL. Una ordenanza prohibe pagar por estacionar en la calle. LA GACETA / FOTO DE ANALIA JARAMILLO

Los chalecos refractarios amarillos o naranja fosforecentes desaparecieron de las calles de Yerba Buena. En las zonas comerciales del casco viejo y de la Perón no se ve como antes a quienes se instalaban -especialmente los fines de semana- en cuadras concurridas para obtener un rédito económico -a veces de manera compulsiva y extorsiva- por vigilar autos.

La ordenanza N° 2188, promulgada hace algunas semanas, prohibe el cobro por el estacionamiento en la vía pública en toda “Ciudad Jardín”. El artículo primero de la norma dispone la derogación de los artículos 145 a 153 de la ordenanza N°1254, referidos al estacionamiento pago y su responsabilidad.

El secretario de Gobierno de la ciudad, Lisandro Argiró, explicó que la Guardia Urbana Municipal (GUM) y la Policía están sacando a los “trapitos” de manera paulatina. “Todavía hay algunos que otros, pero ‘de civil’. No queremos hacer nada violento, pero los estamos invitando a que salgan de la calle. Y los que todavía siguen, ya no te exigen ‘dame $100 o $50’”, informó el funcionario. Detalló también que los operativos se multiplican los fines de semana. “Es cuando más actúan la GUM y la Policía. Les estamos pagando adicionales hasta la madrugada”, aseguró.

El GUM habilitó el número 3816128713 para denunciar el cobro ilegal por estacionar en la vía pública. La ordenanza dispone que quienes violen la norma serán pasibles de sanciones tales como el pago de multas equivalentes a 50 litros de nafta súper, y un incremento del 50% en el caso de reincidencias.

Trabajo complementario

En Yerba Buena había dos conjuntos de “trapitos”: los estacionales y los permanentes. Los primeros eran aquellos que se instalaban los fines de semana afuera de iglesias o clubes; los segundos, eran vecinos de la ciudad que estaban desde hacía muchos años custodiando los vehículos. La Municipalidad venía haciendo desde marzo un relevamiento del segundo grupo para conocerlos, capacitarlos y brindarles un trabajo, según señaló Argiró.

“Con las secretarías de Política Social y de Recursos Humanos hicimos un trabajo georeferencial y socioambiental de cada uno: dónde vive, si tiene hermanos, si ha tenido problemas de adicciones, qué días trabajan... La idea era ver la posibilidad de no dejarlos sin nada. Muchas veces pagan justos por pecadores”, explicó el funcionario municipal.

En ese sentido, el secretario de Gobierno indicó que el objetivo es capacitar y darles trabajo en la Municipalidad a quienes no tengan antecedentes graves. “Tenemos un relevamiento de 40 chicos de que trabajaban de ‘trapito’ en el Solar, en el Banco Nación y en la zona gastronómica desde hace años. Los que no tienen causas queremos capacitarlos, darles trabajo en la Municipalidad”, explicó. Además, afirmó que ayudarán a continuar con sus estudios a aquellos jóvenes que tienen una formación escolar inconclusa.

Cobro en las calles

Una incógnita en Yerba Buena ahora es saber cómo se reglamentará el cobro por el estacionamiento en la vía pública. “Porque la Municipalidad tiene derechos”, remarcó Argiró, quien presentó un proyecto de ordenanza al respecto. “Será el Concejo el que resuelva cómo será. Puede ser mixto, con parquímetros, en persona… También si lo hará la Municipalidad o si se contratará una empresa privada. Todo eso lleva un proceso”, argumentó.

Qué ocurre en San Miguel de Tucumán

El secretario de Gobierno de San Miguel de Tucumán, Walter Berarducci, explicó que en la capital el estacionamiento es libre y gratuito. “Nadie está obligado a pagar suma alguna en ningún concepto, a ninguna entidad pública ni a ningún privado tampoco. Eso ya depende del criterio y la voluntad de conductor”, aseguró. El funcionario reconoció que hay circunstancias y lugares determinados donde a veces es forzoso el pago. “No hay obligación para el que estaciona en un lugar permitido el abonar un canon por ese uso. Todo aquel que alegue un permiso municipal, está faltando a la verdad”, insistió.

Respecto a la ordenanza que prohíbe los cuidacoches en Yerba Buena, el funcionario capitalino opinó a título personal. “El dictado de una ordenanza es facultad del Concejo. Desde el Ejecutivo, podría decir como una apreciación que sería querer tapar el sol con las manos una ordenanza con estas características. El pedido o la mendicidad en la calle no se la puede ocultar o prohibir creo yo, pero esa es una opinión personal”, dijo.

Berarducci adelantó que, formalmente, el intendente citó un decreto de llamado a licitación para el estacionamiento medido en todo el área central. “Se había declarado fracasada hace dos años. Se hizo un segundo llamado, que saldría en enero y febrero”, explicó el secretario de Gobierno.




Comentarios