Conocé la flora y la fauna tucumanas en la web de la Fundación Lillo

Buscá y descargá los fascículos sobre animales (los conocidos y los que ni te imaginás que viven aquí), árboles y arbustos, con muchos datos sobre la riqueza biológica de Tucumán, contado “fácil” y con fotos.

27 Nov 2018

A Gustavo Scrocchi y Claudia Szumik se les ocurrió la idea e impulsaron el proyecto. Lucila Amador, Hugo Ayarde y muchos otros más se sumaron a él. Son todos biólogos de la Fundación Miguel Lillo (FML) y de la Unidad Ejecutora Lillo, formada por investigadores de FML y del Conicet.

Entre todos decidieron que era una buena manera de devolverle a la comunidad lo que -en forma de impuestos, por ejemplo- reciben del Estado (lamentablemente, cada vez menos) para poder hacer su trabajo de investigación. Y, por otro lado, buscan ir derribando algunas leyendas urbanas.

“La gente, especialmente la que vive en ciudades o en pueblos, piensa muchas cosas equivocadas sobre las plantas y los animales -aseguró Scrocchi, cuya especialidad son las víboras-; aparecen por aquí con toda clases de bichos y, generalmente, con mucho miedo”. “Sí -exclamó Szumik, que es entomóloga, o sea, especialista en insectos y arácnidos-; por ejemplo, las pobres ‘arañas pollito’ lo pasan muy mal. Son feas, ¡pero totalmente inofensivas!”.

“También llegan consultas de las escuelas, por las ferias de ciencias, por ejemplo”, añadió Amador.

Estas experiencias, junto con otras, vividas durante el trabajo de campo, les fueron dejando en claro que es importante contarle a la gente cómo es el lugar donde vive, más allá de lo que se ve a simple vista.

Nuestra naturaleza

“Los estudios de la naturaleza tucumana abarcan desde las características geológicas del territorio y los atributos de los diferentes ambientes, hasta las historias de vida de los seres vivos que la habitan”, describe el texto que fundamentó el proyecto cuando lo presentaron a los responsables de las instituciones en las que trabajan. Sobre esa base nació, luego de un año de preparativos, consensos y mucho trabajo, “Universo tucumano”.

“Es una publicación electrónica en fascículos, cuyo objetivo es poner al alcance de la sociedad información sobre la riqueza biológica de Tucumán. Y lo hacemos en un lenguaje que mantenga el rigor científico, pero que sea accesible”, destacó Ayarde.

Son conscientes de que los resultados de miles de estudios, que para ellos conforman la vida cotidiana, quedan en artículos científicos, pero no llegan al “ciudadano de a pie”. “Por eso, una de las consignas es que esto vaya directamente del ‘productor (de saberes) al consumidor’”, agregó Szumik.

Para todos y todas

“Lo de poner al alcance” es literal: los fascículos (hasta ahora ya hay 16, y se van subiendo dos por mes) están on line en www.lillo.org.ar/publicaciones/universo-tucumano, y Gustavo Sánchez, del Departamento de Comunicación de la fundación, los diseñó de modo tal que, además de ser visualmente impactantes, se pueden bajar, almacenar y, si se desea, imprimir. Quedarán como libritos.

“Cuando el usuario entre a la página de la FML, el link lo llevará a la publicación y allí tendrá el listado de fascículos ya publicados y su título. Están en formato PDF”, explicó Scrocchi.

En algunos casos los fascículos describen especies particulares (el primero se dedicó al puma, por ejemplo), o grupos de ellas, pero también tocan temas teóricos, como las áreas y los ambientes de Tucumán. “Empezamos con las especies más frecuentes en la provincia, pero continuaremos a lo largo del tiempo con las menos conocidas o con las de hábitats específicos o restringidos”, informó Szumik.

El sueño ideal

“Nuestra esperanza es que el proyecto salde una deuda que, sentimos, los científicos tenemos con la comunidad -insistieron los editores-. Queremos hacer accesible lo que sabemos, como naturalistas, de la diversidad de nuestra tierra. Y así, también, ayudar a que entre todos la cuidemos y la protejamos”.

Y el sueño de todo el equipo es que la colección pueda seguir creciendo y mantenerse en el tiempo; y que se convierta en una referencia para toda persona que se interese en la naturaleza de Tucumán. Sueñan, también, con que se logre la difusión necesaria para que llegue a todos los que quieran conocer el “Universo Tucumano”. Y en eso estamos...

DEDICACIÓN. Editores e investigadores trabajan en los fascículos antes de “subirlos”. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI.-

> Producto netamente local
Desde el objeto de estudio a quienes trabajan con él: un verdadero “universo tucumano”
El disparador del proyecto -cuentan los editores- fue una “cruza” entre las constantes consultas de docentes, alumnos y “gente de a pie” con las experiencias ganadas en las salidas al campo y entrando en contacto con los lugareños. Todos los que trabajan en el proyecto (autores, editores, instituciones, diseñadores, compositores gráficos, encargados del manejo informático, fotógrafos, etcétera) son tucumanos, nativos o “por opción”. Los equipos de investigación trabajan y estudian la naturaleza de nuestra provincia. Así, no sólo se logra que la información sea científicamente correcta, sino que se refleje la realidad de la situación de la flora y la fauna de Tucumán.

Comentarios