La Justicia Federal implicó en el secuestro de Margarita Toro al barrabrava “Gordo” González - LA GACETA Tucumán

La Justicia Federal implicó en el secuestro de Margarita Toro al barrabrava “Gordo” González

Luego del megaoperativo del martes, en el que se detuvo a cinco personas, el juez Bejas libró orden de captura contra González, jefe de “La inimitable”.

23 Nov 2018 Por Roberto Delgado
2

ACUSADO. “El Gordo” Gustavo.

El juez federal I, Daniel Bejas, ordenó la captura del barrabrava Gustavo “Gordo” González, acusado por el secuestro de Margarita Toro. La orden del juez, dirigida al jefe de Policía de la Provincia, implica la prohibición de la salida del país del jefe de la barra brava “decana” y su detención inmediata. Junto con él son buscados su hijo Gustavo Exequiel “Jaimito” González, Mauro Ramón “Pilo” Benítez y Melina del Carmen Gutiérrez.

El oficio surgió luego del megaoperativo del miércoles, realizado con 100 agentes federales en 17 viviendas de los barrios “El Sifón”, Los Chañaritos, el centro capitalino, Las Talitas y El Cadillal, en los que fueron detenidos Víctor Ariel “Pipa” Robles (de 26 años), su hermano Hugo “Barza” Robles (27) ; Esteban Abel Orlando “Vaquita” González (de 25 años, hijo del “Gordo”, calificado en el oficio como “hincha caracterizado de Atlético Tucumán”); Cristian Ariel “Oreja” Lobo (26) y Cristian Venturelli (39), todos como autores del secuestro extorsivo de Toro. También fue detenido un menor de edad, cobrador del rescate, “quien debido a su corta edad no fue detenido, pero una vez identificado fue entregado a su madre”. También era buscado por el secuestro Andrés “Mudo” Zelaya (31), quien ya se encontraba detenido en una comisaría por otro delito.

Margarita “Patrona” Toro, jefa de un grupo de Villa 9 de Julio, fue secuestrada el 24 de abril en el barrio 130 Viviendas, cuando salía de su casa en su camioneta Amarok. Unas cinco personas la llevaron, según la denuncia, al Cadillal, donde habría sido golpeada. Fue liberada después de que su familia, supuestamente, pagó $ 500.000. Ella acusó a la familia Robles de “El Sifón” y al “Gordo” Gustavo. Entrevistado por LA GACETA el 25 de abril, este negó haber sido autor del ataque aunque reconoció que tenía diferencias con Toro. “No tengo nada que ver. Sí pasó un episodio, pero no fuimos nosotros”, explicó. Añadió que uno de los integrantes de los Toro (supuestamente, “Maxi Toro”) le robó a uno de sus hijos (Abel) una moto de competición. “Ayer -dijo por el 24 de abril- nos enteramos dónde la tenían. Volvimos a pedir a la Justicia que actúe antes de que la venda. Tampoco tuvimos suerte. Después, ‘changos’ de ‘El Sifón’, que nos conocen y son leales a nuestra familia, fueron a buscarla. Como no la encontraron, fueron hasta la casa de ella y la agarraron. Les dijeron que la liberarían cuando la moto apareciera”. González añadió que cuando se enteró de la captura “les dije que la soltaran, que no quería tener problemas. Y eso es lo que pasó. No es cierto que cobramos un rescate; a lo sumo le quitaron la cadena de oro que ella tenía”. En la entrevista dijo que “a ellos no les importa nada. Tienen plata y poder porque son narcos. ¿O de dónde creés que sacan la plata para tener un Minicooper o un BMW?”

VÍCTIMA. Margarita Toro.

El martes a la tarde fue librada la orden de captura contra González. El comisario Carlos Daniel Soria, jefe de la División Unidades Operativas de Investigación Criminal de la Agencia Federal Tucumán, dijo en el informe que la investigación “implicó el uso de un programa de análisis de vínculos, estudio de comportamientos telefónicos, observación de diversos abonados, tareas de campo (...) a través de lo cual no sólo se probó la participación de varias personas en la comisión de un secuestro extorsivo, sino también una pelea de poder para tomar la dirección de la barra del club Atlético Tucumán, y los negocios ilegales que ello implica”.

Comentarios