Los Tarcos desató el infierno en el Parque y gritó campeón

La Copa de Oro “Club LA GACETA” 2018 fue a la vitrina del "Rojo", que puso alma, corazón y tackle para derrotar a Tucumán Rugby por 21-16 en cancha de Lawn Tennis. Los del ex aeropuerto se recuperaron de un primer tiempo adverso y dieron vuelta la historia en el segundo con la potencia de su pack y la profundidad de sus tres cuartos. Video.

12 Nov 2018 Por Federico Espósito

Pocas veces en la historia a la cancha de Lawn Tennis le quedó tan ajustado el apelativo de “Caldera del Parque” como ayer. Como si la combinación desesperante entre calor, humedad y mosquitos no fuera suficiente, Los Tarcos se encargó de desatar allí el infierno mismo con esa máquina de bombear sangre que tiende a explotar cuando más torcida se pone la cosa. Esa identidad, ese enfermizo amor propio de los “Rojos” que a lo largo de su historia le ha brindado fuerzas de donde ya no las había para ganar batallas que la mayoría hubiera dado por perdidas, es también el que le permitió ganarle la final del Regional “Fredy Narese” al mismo Tucumán Rugby que en el Súper 10 lo había noqueado sin respuestas en Yerba Buena. Los del ex aeropuerto esperaron para desquitarse ganando el partido más importante, el que definía cuál se llevaba el título de campeón del NOA.

CAMPEONES. Los 23 jugadores de Los Tarcos posan de espaldas a su hinchada, que no paró de alentarlos en toda la tarde. El equipo del ex aeropuerto festejó después de dos años ante Tucumán Rugby, que llegaba con un invicto de 10 partidos. la gaceta / fotos de diego aráoz - juan pablo sánchez noli

Fue 21-16 el resultado final de la chapa en una final en la que al ganador le costó hacer pie en el primer tiempo, pero supo compensarlo con una segunda parte entre furiosa y estratégica, en la que fue carcomiendo la confianza del “Verdinegro” con la potencia de su pack de forwards y la profundidad y picardía de sus tres cuartos. Así se explica que la Copa de Oro “Club La Gaceta” 2018 vaya a tener como destino final las vitrinas de Brígido Terán al 500.

INTENSIDAD. Ambos equipos se mostraron muy firmes a la hora de defender.

Dicho sea de paso, esta conquista puede tener para muchos un gusto un poquito más dulce que la de 2016. Sí, puede ser que comparados con ese peregrinaje de 12 años por un desierto seco de títulos, estos dos años de espera no sean más que un pestañeo, pero nunca será lo mismo compartir un título con Universitario que celebrarlo en absoluta soledad. Esta vez, el rey es uno solo y se llama Los Tarcos Rugby Club.

LETAL. Los Tarcos tuvo en el scrum a una de sus mejores armas ofensivas.

Orgullo, pasión y gloria

Lo sabía bien el “Rojo”: a mayor velocidad del juego, mejores eran las posibilidades de su rival. Era clave ralentizar la salida de la pelota en los rucks para evitar que los velocistas “verdinegros” jugaran con libertad. Sin embargo, en esa primera media hora, se jugó como quería el “Verdinegro”: con pelota y dominio territorial, los de Yerba Buena tomaron ventaja de 13-0 con dos ejecuciones de Juan León Novillo y un drop de Tomás Albornoz, que además soltó un precioso kick para que Pablo Avellaneda lo capturara y lo transformara en try. Recién sobre el final de la etapa se animaría a atacar Los Tarcos, con un par de incursiones profundas de Agustín Cortés y un scrum que terminó en try penal.

Ya en la segunda parte, fue casi todo de Los Tarcos. Desgastado física y mentalmente por el pack del “Rojo”, Tucumán Rugby fue cayendo en el juego que proponía su rival. Con otro try penal y un gran contragolpe de Cortés tras una oportuna intercepción, Los Tarcos terminó por ceñirse su decimocuarta corona en un Anual/Regional. Lo tiene más que merecido.

RODEADO. Nicolás Casado ante la marca de Guerineau, Aguilar y Forenza.

Comentarios