Massa halagó a Manzur, criticó a Macri y abogó por la unidad

Visitaron la fábrica de alimentos de Luque.

18 Oct 2018 Por Francisco Fernández
1

Sergio Massa llegó con su comitiva cerca de las 9.30. Apenas ingresó al establecimiento alimenticio San Salvador, su dueño, el empresario tucumano Emilio Luque, lo recibió con un abrazo. “Esta es una visita que te debía”, le dijo Massa. Luego llegó el gobernador Juan Manzur. Los abrazos se repitieron. “Aquí está la Argentina profunda, donde se genera trabajo; gracias a todos los dirigentes por el esfuerzo que hicieron en venir”, señaló.

Los dirigentes aprovecharon la recorrida para compartir algunos conceptos. Manzur destacó la presencia del senador Miguel Ángel Pichetto. “Es uno de los grandes referentes de nuestro espacio”, indicó. Sobre Massa, señaló: “Es un amigo y siempre me ayudó desde el lugar que estuvo. Es un hombre que quiere mucho a Tucumán y siempre es bienvenido”, afirmó.

Luego, el gobernador no dejó pasar la oportunidad para resaltar el significado de la fecha y de los visitantes. “Vinieron compañeros y dirigentes de toda la Argentina a conmemorar esta gesta democrática que es el 17 de Octubre. Vemos cómo el interior genera oportunidades, invierte y da trabajo. Eso nos da alegría y esperanza”.

Y también le apuntó al Gobierno nacional, con críticas a los ajustes por ese mal desempeño en la política económica. “Lo importante es poder sentarnos a una mesa para que a este bendito país le vaya bien. Hay políticas que tienen que ser centrales y para eso hay que cuidar a las criaturas, que tienen que ir a la escuela”.

También habló del ex gobernador y posible rival en 2019. “José (Alperovich) es un hombre de bien, con mucha experiencia, que tiene mucho para aportar para Tucumán, ustedes saben de mi relación y de mi afecto personal hacia él”.

Sobre la posible ausencia del ex mandatario en el acto central, señaló: “no se entregaron tarjetas personales, son todos bienvenidos. Ojalá que aquí comience la unión del peronismo. Desde Tucumán vamos a hacer todo el esfuerzo”.

Por su lado, Massa trató de “quedar bien” con todos. “Es un día particular por varias razones. Primero, por el proyecto de trabajo y de esperanza con el que nos reciben los tucumanos. Por eso estamos visitando una de las fábricas más importantes de alimentos de la Argentina, que le pone mucha pasión y trabajo tucumano, aunque está en desventaja, porque está a más de 1.400 kilómetros del puerto”.

Respecto de la conmemoración, resaltó que la mejor forma de festejar el Día de la Lealtad y de construir un proyecto alternativo al del Gobierno nacional es poniendo en valor el trabajo y la educación. “Esos son los caminos para que Argentina vuelva a ser de progreso y bienestar”.

Después apuntó: “la idea es mostrar que hay dos Argentinas: la de este Gobierno, con el ajuste, la patria financiera y la tasa de interés al 70%; y la que nosotros pretendemos, que es poner el país en marcha; esa es la Argentina del trabajo, la producción y la investigación; la que permite la movilidad social ascendente. Que permita que el hijo de cualquier tucumano pueda soñar con ser empresario o presidente. Esa es la Argentina de la prosperidad”.

En otro momento habló de sus apentencias políticas. “No tengo una cuestión personal puesta por delante. Sí creo que tenemos que construir una alternativa que permita darle un nuevo gobierno a la Argentina, que sea solidario y sensible; que esté cerca de la gente y que no mienta. Que no piense sólo en los empresarios de los sectores concentrados y que se olvide del empresario PyME y de las economías regionales”.

El líder del Frente Renovador precisó que la Argentina necesita un proyecto de desarrollo federal. “Nos tenemos que animar a pensar en la transformación de los planes sociales en programas de empleos, para preparar a nuestra gente en la cultura del trabajo. Esa es la Argentina que soñamos. No nos van a convencer que el ajuste y que cumplir con las recetas del FMI es el camino de la Argentina. El camino es crecer desarrollarse”.

Massa opinó también sobre la visita a la fábrica. “No hay un antes y un después. Tenemos que tener la humildad de abrazar a todos aquellos que sentimos que podemos aportar un grano de arena para que el país sea mejor. Elegí venir a Tucumán porque valoro la gestión de Manzur. Es una gestión de superávit y equilibrio financiero. Valoro al gobernador y su coraje para gobernar junto al sector privado. Eso es trabajo tucumano que está recorriendo el mundo”.

“Lo importante no es si hay unidad o división, sino que le podamos mostrar a la sociedad que hay un camino de futuro”, concluyó.

Comentarios