Argentina en emergencia: seis claves para entender por qué se produjo la crisis

Una de las promesas electorales de Macri fue domar la inflación, pero el Presidente no logró frenar el alza de los precios.

04 Sep 2018
1

ANUNCIO OFICIAL. "Esta no es una crisis más", dijo ayer Macri en su mensaje matianl. REUTERS

Por Cecilia Caminos | DPA

La crisis económica que atraviesa Argentina tiene múltiples causas y llevaron al presidente Mauricio Macri a declarar una emergencia y a anunciar un plan de ajuste para evitar una mayor caída del peso, que ya se devaluó un cien por ciento desde enero.

Déficit, desequilibrios en el frente externo, recesión, desconfianza de los mercados, volatilidad y dificultades para contener la inflación son algunas de las claves de esta crisis. 

1- La crisis de confianza y la volatilidad

El impuesto que comenzó a regir a fines de abril sobre los tenedores extranjeros de Lebacs (Letras del Tesoro) desató una salida masiva de capitales financieros especulativos atraídos por las altas tasas de interés y la flexibilización absoluta de los flujos financieros. A esto se sumó que la desconfianza cada vez mayor en la política económica gradualista de Macri llevó a los inversores a desarmar sus posiciones en pesos y apostar por el dólar, lo que generó mayor presión sobre la divisa argentina. 

Las tan ansiadas inversiones extranjeras no llegaron, una fuerte sequía golpeó a la producción agropecuaria, con pérdidas de hasta 8.000 millones de dólares, ingresaron menos divisas que las esperadas y la demanda se hizo sentir acelerando la devaluación. El multimillonario rescate financiero otorgado por el Fondo Monetario Internacional no alcanzó para recuperar la confianza de los mercados y ahora Buenos Aires le pide que adelante el envío de fondos. 

2- Una economía sensible a los factores externos

La economía argentina volvió a demostrar que es muy sensible a los factores externos. La decisión del presidente Donald Trump de subir las tasas de interés en Estados Unidos, que fortaleció al dólar en todo el mundo, repercutió en los mercados emergentes y particularmente en Argentina. Luego, el peso argentino se vio golpeado por las devaluaciones de la lira turca y del real en Brasil -el principal socio comercial de Argentina-, y la guerra comercial entre Estados Unidos y China. 

3- Gradualismo vs shock y los "errores no forzados"

El equipo económico de Macri enfrentó desde el inicio dificultades para lidiar con el déficit fiscal y la inflación. Apeló al gradualismo (adoptar medidas de a poco) para evitar que un shock de ajuste de gastos impactara en una población con un tercio de la gente sumida en la pobreza. Pero el plan no dio resultados y no se alcanzaron las metas fijadas. Se cometieron "errores no forzados", justificó un ministro. 

4- Inflación

Una de las promesas electorales de Macri fue domar la inflación, pero el presidente no logró frenar el alza de los precios. Después de un 2016 con una inflación de cerca de 40 por ciento, en 2017 el índice bajó a casi 25 por ciento. El Gobierno fijó como meta para este año un 15 por ciento anual pero en los primeros siete meses del año el aumento de precios alcanzó ya casi un 20 por ciento y según documentos oficiales difundidos por medios locales podría cerrar en diciembre en torno al 40 por ciento. Se estima que la fuerte devaluación del peso en agosto, de un 35 por ciento, llevará a una nueva alza de la inflación porque muchos de los precios de las materias primas y el combustible se rigen por su valor en dólares. 

5- Coyuntura económica

Macri heredó del Gobierno de la peronista Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) una economía con amplias restricciones en el mercado de cambios, alto déficit fiscal, inflación y estancamiento. La nueva gestión desactivó el tipo de cambio fijo y redujo la emisión de moneda, pero pasado el plazo de adaptación la nueva administración no llegó a corregir otros problemas y hoy lidia con un contexto de desequilibrios en las cuentas externas, esfuerzos por reducir el gasto público y una política dependiente del financiamiento externo, que multiplicó el endeudamiento público. 

El Gobierno intentó frenar la presión sobre el peso con un alza de los tipos de interés, primero al 40 por ciento y la semana pasada, a 60 por ciento, pero sin mayores resultados.

6- Recesión, caída de salarios, derrumbe del consumo y pobreza

La economía argentina está a un paso de caer oficialmente en recesión, si se confirma que, después del derrumbe del 6,7 por ciento que registró en junio, se suma una nueva caída de la actividad en julio y se completan los dos bimestres en números negativos. Los principales indicadores económicos están en rojo, los salarios cayeron en junio un 4,3 por ciento, se perdieron 106.000 puestos de trabajo en el primer semestre y el consumo -uno de los principales motores de la economía doméstica- se derrumba. 

En agosto, las ventas al por menor de la pequeña y mediana industria bajaron un 8 por ciento. Las negociaciones de aumentos salariales quedaron retrasadas respecto a la inflación y la pérdida del poder adquisitivo se acelera, al tiempo que los sectores más humildes quedan más expuestos a la subida de precios de alimentos y crece la pobreza, que podría superar el 30 por ciento de la población, según estiman los expertos.

Comentarios