La década ganada de “Tito” Noir

A 10 años de un emotivo debut, el futbolista busca más motivos de festejo en Atlético.

07 Ago 2018

Aquel 2008 no fue un año más para Ricardo Noir. Quizás fue el año más importante de su carrera y tiene un puñado de momentos importantes para él que merecen ser recordados una década después.

27 de mayo a las 17.31. Noir debuta en Primera cuando reemplaza a Pablo Mouche, curiosamente en un enroque de los últimos futbolistas de Boca con apellidos franceses mal pronunciados en toda esta década.

“Se pronuncia como se escribe. Si en mi pueblo preguntan por Noar nadie sabe quién es. Yo soy Noir, soy entrerriano, no el futbolista que anoche visitó la redacción de LA GACETA y el estudio de televisión para ser entrevistado en el programa “Vamos a rodar”.

El delantero, que en ese momento tenía a Martín Palermo, Rodrigo Palacio, Lucas Viatri, Mauro Boselli y Mouche por delante en la lucha por el puesto, aprovechó que Carlos Ischia había puesto suplentes en cancha y salió desde el banco para tener sus primeros minutos.

27 de mayo a las 17.59. Ese mismo día, minutos más tarde y sobre el final del partido, “Tito” cumplió el sueño del “pibe”, con 19 años: anotó su primer gol en Primera, en La Bombonera y en tiempo de descuento.

“Yo ni siquiera entrenaba con Primera en ese momento. Cuando terminó el partido no lo podía creer porque era algo que yo veía en televisión”, confesó el delantero que para colmo no había hecho inferiores y llegó a Boca con 18 años y de Villa Elisa, su pueblo.

Justamente allí, en un lugar de menos de 20.000 habitantes en Entre Ríos, el canal del noticiero local filmaba en vivo las reacciones de toda su familia ante cada paso que daba en cancha Noir.

“¿Sabés lo que significa para nosotros? Ni pensábamos que podía jugar”, confiesa su hermana que ve el partido junto a su madre. El abuelo lo mira en otro televisor. Todos estallan en el minuto 95. “¡Gol del ‘Tito’! ¡Gol del ‘Tito’!”, gritan todos y luego salen a la calle a festejar.

16 de agosto. Noir es titular en el Camp Nou ante Barcelona, en el partido que se reeditará la semana que viene por el mismo trofeo: la Copa Joan Gamper. Allí, se codeó durante 77 minutos con Thierry Henry, Rafael Márquez, Gerard Piqué, Sergi Busquets, Yaya Touré, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Samuel Eto’o, entre otros.

“Quería cambiar la camiseta con Henry pero salió en el entretiempo. Se la pedí a Eto’o y la sigo teniendo, un monstruo”, reconoció.

4 de marzo de 2009. Acá la regla del aniversario de la década deja de correr pero vale la pena mencionar que sucedió esa fecha. Noir debuta en la Copa Libertadores. Jugó 66 minutos en Venezuela ante Deportivo Táchira, en un torneo al que se volvería habitué.

Porque desde ahí y hasta ahora, cuando ya pasó esa década, la supo jugar con varios clubes: siguió jugándola con Boca un tiempo, para Racing (anotando sus primeros goles ahí) y para la Universidad Católica de Chile, el año pasado (también marcando goles).

El jueves, es muy probable que sume a esa lista un nuevo equipo, su nuevo equipo en realidad: Atlético. “La Copa Libertadores es una motivación extra para cualquier jugador. A ellos los dan como favoritos pero nosotros no se la vamos a hacer fácil. Tenemos equipo para ganar la clasificación a cuartos”, declaró sobre el choque del jueves ante Atlético Nacional.

Su debut, de todas maneras, fue en la Copa Argentina la semana pasada y dejó una muy buena impresión. En Ricardo Zielinski y en los hinchas.

“Fue raro porque eran mis compañeros hace muy poco tiempo pero bueno, así es el fútbol”, aseguró. Tan poco tiempo que el jugador todavía figura como “jugador de Huracán” en su biografía de Twitter. “¡Muy buen partido, Tito! Ahora cambiá tu biografía”, le escribió un fanático en un mensaje que se replicó en varios más pero nadie se siente más de Atlético que él en estos momentos. “Hace mucho que no tenía tantas ganas de jugar en un club”.

Comentarios