Salón de Arte del MUNT: premian dos trabajos de alto contenido político

Reconocen la obra de Lucrecia Lionti, con mensajes que aluden a la realidad. Mención para la feria franca del grupo El Bondi

31 Jul 2018

A fuerza de textos e imágenes, bordados y colores, y con una fuerte carga de ironía, Lucrecia Lionti consolidó su obra.

La trabajó como si se tratara de consignas: “Viva el aura” fue una de las primeras creaciones que apareció en una tela colgada en el fondo de la Facultad de Artes de la UNT. En 2017, “Geometría o barbarie” fue adquirida en el Museo Reina Sofía (España) en la feria ARCO (Arte Contemporáneo). “Póvera argentino it’s real” es otro de sus trabajos que, tal vez, sean todo un intento de caracterizar un arte argentino pobre en definitiva, pero más por obligación y condición que por el estilo artístico o estético.

Su obra “High School” ganó el Gran Premio en el Salón de Arte Contemporáneo del MUNT que será entregado esta noche (ver “Acto”). Y la mención honorífica fue para el grupo tucumano El Bondi (Matías Zelarayán, Emanuel Díaz, Roque Manzaras y Maxi Romero Almenar), por “Duty free. Zona Franca”.

Son dos instalaciones del total de las seis que fueron seleccionadas por el jurado Jorge Gutiérrez, Alejandra Mizrahi y Laura Valdivieso. Si el jurado-curador hubiera advertido que todas las obras eran una crítica a las instituciones, debería decirse que las premiadas tienen un intenso contenido político, además de coincidir en que pertenecen a artistas tucumanos. “La institución es mostrada, denunciada, reinventada, excavada, puesta en diálogo o generando comunidad”, afirmó en un texto ese jurado.

El salón, que se inauguró a principios de mes, concluirá en la primera semana de septiembre. También participaron Marina Alessio, Andrés Aizicovich, Gaspar Núñez y Cristian Segura. Esta es la segunda edición consecutiva en el que el salón se propone no únicamente como espacio de exposición, sino también de experimentación y elaboración.

En “High school”, Lionti crea su propia aula de trabajo, a modo de una escuela y confirma, nuevamente, la recuperación de la manualidad para el arte. Las noticias de los diarios y los mensajes están presentes directa e indirectamente. En sus primeras obras, el conceptualismo se observaba a través de operaciones tautológicas. En estos últimos años el concepto y el discurso político van de la mano, pero con una gran dosis irónica.

Las vocales gigantes tejidas arriba de la leyenda “Queremos ser socios de Argentina”; otra tela que fue popularizada en arteBA por la atenta mirada del ex presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, tiene la forma de un corazón y lleva escrito “Austeros y Cuidadosos”. Más directo, en clave política se lee: “Tirar un piedrazo de este tamaño es un intento de asesinato (sic). Matar, no”.

Lionti parte con materiales comunes, pobres decididamente; telas, arpillera, hilo, corcho, papel glacé, lana, fieltro y acrílico, en técnicas mixtas para hacer collages e instalaciones. En otra de sus telas se propone “Cuidar la Vanguardia”, un verdadero llamado de atención.

“DUTY FREE”. Citas de primeras marcas y fotocopias de copias. FOTO PRENSA MUNT

¿Una saladita?

Cuando se ingresa al MUNT se advierte una zona franca en el espacio central.

Es El Bondi, un grupo reconocido por trabajar en estéticas contestatarias, con problemáticas marginales; sus trabajos con un carrito cartonero y venta de usados son conocidos en la ciudad. Así como la creación de situaciones, sobre todo de quienes se reconocen situacionistas, un movimiento político-artístico que influyó en el Mayo Francés. “Zona Franca” (“Duty Free”) es una instalación de una feria de copias, piratas, ropa usada, PC’s que disparan textos y una fotocopiadora.

Recientemente, la que se considera como artista más influyente según la revista británica ArtReview, Hlito Steyerl, publicó el libro “Arte Duty Free”; se describe allí los grandes almacenes de arte libre de impuestos. “Es un museo de la era de internet”, dice.

En el trabajo de El Bondi, el “Duty Free” se entiende como zona libre: de impuestos, de obligaciones, sin derecho de autor, donde todo se convierte en un espacio en el que abundan las citas de otros artistas e incluso de los que exponen a pocos metros. Ironías que hablan de una realidad cercana, porque la sala central del MUNT es ocupada por una instalación marginal, que trabaja en los bordes, con algo que se podría ver, sin mayor dificultad, en la vieja terminal de ómnibus o en el Mercado Persia.

¿Una saladita del arte? Un tutorial sobre el artista Pablo Siquier reproduce, a su modo, cómo hacer para imitar. Pero además, en esa obra de El Bondi funciona una fotocopiadora, una computadora y una reproductora de cd, de esos que proliferan en las peatonales. Ni la performance ni el humor están ausentes allí. Esa cita de citas, puede ser un verdadero outlet de arte. Un arte político que no tanto se desmarca de la institución (museo, salón) sino que le interesa incorporar la realidad a esas instituciones y dislocar su situación de obra.

Como se escribió en otra nota, las apropiaciones, citas e ironías, constituyen gran parte del soporte conceptual del arte y de este salón.

Para el debate

Queda para reflexionar si en adelante el salón no debería exigir la presentación de obras inéditas totalmente, puesto que en la selección se destinan fondos para la realización.

El jurado-curador parece ser un acierto, en la medida en que selecciona y premia, y decide qué exhibir y cómo hacerlo. Asume casi la totalidad de responsabilidad del salón. Ambas instalaciones premiadas trabajan con materiales básicos, de descarte, pero de una gran riqueza conceptual.

> Acto  
Ceremonia con música a las 20
 
El acto de premiación del XIV Salón Nacional de Arte Contemporáneo se hará hoy a las 20 en la sede del Museo de la Universidad Nacional de Tucumán (San Martín 1.545).  El primer premio es sin adjudicación de la obra. Habrá música a cargo del grupo tucumano Las Macumbias.

Comentarios