Forestello puede ser optimista con respecto al futuro en San Martín

El triunfo de ayer le puede servir al DT para saber dónde está parado con miras a los partidos oficiales.

30 Jul 2018

Si el equipo de Rubén Darío Forestello necesitaba un envión anímico en esta parte de la preparación, para empezar a solidificar el nuevo proyecto futbolístico, la victoria de ayer ante Atlético le cayó como anillo al dedo.

Es que esta clase de triunfos, más allá de los rendimientos individuales y colectivos que se puedan alcanzar, le puede dar al entrenador la medida justa para saber dónde están parados con miras, primero, a la Superliga y luego a la Copa Argentina.

En este partido, teniendo en cuenta el primer clásico pero sobre todo el encuentro de la Copa Argentina frente a Patronato, de Paraná, Forestello movió la plantilla con la intención de darle minutos de juego a los refuerzos que se sumaron en esta temporada.

“Quiero empezar darle continuidad a todo el plantel, para que los muchachos lleguen equilibrados, en ese aspecto, a la competencia oficial”, señaló el responsable táctico que ayer hizo debutar a Jorge Carranza. Lo novedoso fue que por primera vez desde que está en San Martín, Ignacio Arce ocupó un lugar en el banco de relevos. Hasta ahora había tenido asistencia perfecta, tanto en la temporada de la B Nacional como en los amistosos.

De los 270 minutos que jugaron los “Santos” en este tramo de la preparación se puede decir que el técnico sacó algunas conclusiones positivas. En la defensa, Lucas Acevedo, marcando a delanteros con mucho oficio, no desentonó. Algo que llena de satisfacción al DT, que apostó nuevamente a sus condiciones para la Superliga.

En la mitad de la cancha, en el partido de ayer, parece haber quedado demostrado que Adrián Arregui es el jugador adecuado para jugar delante de la línea de cuatro. Arrancó el partido jugando un poco más adelante, pero cuando Forestello lo retrasó unos metros en el campo, el ex jugador de Temperley sentó la impresión que es donde mejor puede rendirle al equipo.

A Alberto “Tino” Costa todavía le falta competencia para demostrar todo lo que puede aportarle al grupo. Es indudable que con la pelota en los pies sabe y mucho, pero en el fútbol actual no alcanza sólo con esos atributos.

Dos que aprovecharon la chance que les dio el entrenador fueron Franco Costa y Fabián Espíndola. El ex jugador de Flandria, con su sobresaliente tarea de ayer, se perfila como una alternativa válida cuando falte Gonzalo Rodríguez. A su turno, Espíndola puede ser útil en un puesto donde no abundan los candidatos.

Seguramente, estos días sin competencia le permitirán al entrenador seguir ensayando con el convencimiento de que está en el camino correcto. El tiempo será fiel testigo.

Comentarios