Cinco claves para entender la sorpresiva eliminación de Brasil, el gran candidato

Bélgica le dio un cachetazo inesperado al pentacampeón del mundo.

07 Jul 2018
2

SIN CONSUELO. Los jugadores brasileños se ilusionaban con sumar una nueva estrella. REUTERS

Llegaba como uno de los grandes favoritos y soñaba con ganar su sexto título, pero Brasil se vuelve a casa con las manos vacías pese a haber disputado un buen Mundial de fútbol en Rusia 2018. En el torneo de las grandes sorpresas, la "canarinha" se derrumbó frente a una Bélgica brillante, doblegada por los aciertos del rival y algo de mala fortuna en un vibrante partido de cuartos de final en Kazán. 

Éstas son cinco claves para explicar el hundimiento de la última selección sudamericana que quedaba en Rusia, y una última razón para creer, pese a todo, en el futuro de Brasil: 

1. Bélgica, a la altura de los grandes: La "generación dorada" belga demostró que merece el cartel de gran favorito. El equipo de Kevin De Bruyne y Eden Hazard le jugó de igual a igual a la pentacampeona, un "monstruo" de los Mundiales al lado de la eliminada Alemania y la ausente Italia, porque la historia suele terminar pesando mucho en el fútbol. No fue así para Bélgica en el Kazán Arena. "Los jugadores creyeron que podían ganar", celebró su técnico, el español Roberto Martínez. Y en un duelo que pudo inclinarse a cualquier lado, los "diablos rojos" demostraron carácter. Y como le ocurre a los grandes, la fortuna también les sonrió, por ejemplo en el gol del 1-0. 


2. El error táctico de Tite: además de con el corazón, Bélgica jugó con mucho cerebro, y Martínez le ganó la apuesta táctica a su colega brasileño, Tite, en el choque de dos de las dos ofensivas con más pólvora del torneo. El técnico belga adelantó al volante Kevin De Bruyne y el jugador del Manchester City fue el hombre del partido. Tite se fió demasiado en el poderío de su equipo en ataque y no corrigió hasta el segundo tiempo con la entrada de Renato Augusto. Pero en la primera mitad los endemoniados delantero belgas ya habían triturado a la zaga "canarinha", huérfana por las subidas de Paulinho y por la horrible noche de Fernandinho, sustituto de Casemiro. 

3. La baja de Casemiro: La ausencia del "stopper" del Real Madrid, suspendido por acumulación de amarillas, fue otra de las claves para la caída de Brasil. Casemiro es el cerrojo del mediocampo "canarinho", el hombre encargado de hacer de guardaespaldas a Neymar, Philippe Coutinho y Gabriel Jesus. El desafortunado Fernandinho, autor del autogol que puso en ventaja a Bélgica, fue en cambio una puerta abierta para la potencia de Romelu Lukaku, Hazard y De Bruyne. Ya lo había avisado el mítico ex lateral "canarinho" Roberto Carlos en el arranque de Rusia 2018: "la referencia defensiva de Brasil no son los dos centrales, es Casemiro". 

4. Neymar, desaparecido: el referente de la "canarinha" tuvo una noche para el olvido en Kazán, que vio caer antes a Alemania y Argentina. Más concentrado tras recibir una lluvia de críticas por sus simulaciones, Neymar no estuvo fino ante Bélgica, como gran parte del equipo. Intentó muchos regates, sin fortuna. Disparó una sola vez entre los tres palos, en el descuento, y se topó con el enorme portero belga Thibaut Courtois. Neymar sólo dio 14 pases en el último tercio del campo. Muy poco para alguien que aspiraba a convertirse en la estrella de Rusia 2018. Su compañero Douglas Costa, en comparación, tiró tres veces a puerta en los 38 minutos que jugó. 

Daniel Alves, Marcelo y Thiago Silva podrían estar acercándose al final de su trayectoria con la camiseta "canarinha", pero en el "pais do futebol" ya asoman nuevas promesas para acompañar a Neymar, Coutinho, Roberto Firmino, Casemiro y Gabriel Jesus. Las nuevas "joyas" Vinicius Jr. y Paulinho, ambos de 17 años, esperan su oportunidad, tras estar a punto de dar el salto a Europa con el Real Madrid y el Bayer Leverkusen, respectivamente. A ellos se suman Arthur (21 años, ya fichado por el Barcelona), o Lucas Paquetá, un joven centrocampista ofensivo de 20 años del Flamengo. 

5. Y por qué creer en el futuro: pese a la dolorosa primera derrota de Tite en un partido oficial, el entrenador hizo un gran trabajo al frente de la selección y resucitó a Brasil en los últimos dos años. La Confederacion Brasileña de Fútbol (CBF) está por eso decidida a mantenerlo al frente y espera sólo la respuesta del técnico de 57 años. Tite parece la persona indicada para liderar el segundo recambio generacional en la "seleçao" después del iniciado por él mismo en 2016. (DPA)

Comentarios