Policías habrían pedido que se amenazara a la familia de Facundo Ferreira

El testigo dijo que los acusados del homicidio pretendían frenar la investigación del hecho. Habrían utilizado un móvil policial para concretar el ofrecimiento. Presentan planteos para solicitar que los acusados, que siguen en la fuerza, sean detenidos.

07 Jul 2018
1

POLEMICA. Cada vez surgen más irregularidades en la causa Facundo. la gaceta / foto de Analía Jaramillo (archivo)

El crimen de Facundo Ferreira tuvo un inesperado giro. Ayer se conoció que un testigo denunció que los dos policías involucrados en el caso le pidieron que amenazara a la familia del menor para que dejaran de accionar en contra ellos. Esta novedad se produjo horas después de que se confirmara que la fiscal insistirá con su pedido de detención en contra de los uniformados. Idéntica postura tomaron los profesionales de Andhes que representan legalmente a la familia.

El 8 de marzo, Facundo falleció por el disparo que recibió en la nuca en la zona de El Bajo. La fiscala Adriana Giannoni, luego de reunir varias pruebas, imputó por homicidio agravado a Mauro Díaz Cáceres y a Nicolás González Montes de Oca. En tribunales ambos habrían asegurado que ellos respondieron a los disparos que les hicieron mientras realizaban la persecución. Según la Justicia, los uniformados persiguieron sin razón alguna y realizaron más de una docena de disparos a la moto en la que se desplazaban Facundo y su amigo Juan. También cree que el disparo mortal habría sido realizado por Díaz Cáceres a una distancia de entre 10 y 15 metros y que su compañero, que habría estado bajo el efecto de las drogas, también gatilló su arma.

Según consta en el expediente, una persona le presentó para denunciar que a través de un policía allegado a los sospechosos le habría propuesto que se presentara en la casa de la familia de Facundo para que los amenazara a cambio de un favor. El mensajero le había pedido que se tomara unos días para decidir y le dijo que volvería a verlo.

El denunciado volvió a presentarse ante esta persona, cuya identidad se mantiene en reserva por cuestiones de seguridad. Lo hizo acompañado por los acusados de homicidio agravado en un móvil policial. Él finalmente se negó a hacerlo y al poco tiempo, al enterarse del proceder de los efectivos, decidió presentarse ante la Justicia para solicitar protección porque temía por su seguridad y la de su familia,.

La fiscala Giannoni no se quedó con la mera denuncia. Decidió investigarla. Sumó indicios para confirmar que un móvil policial habría estado en la zona donde los días y en los horarios en los que el testigo había informado.

Esa no es la única irregularidad que habría cometido la fuerza en la investigación del caso. Según se informó, los uniformados habrían demorado más de una hora y media para avisar a la Justicia lo que había ocurrido. Cuando personal de la fiscalía llegó al lugar, descubrió que los mismos compañeros de los acusados habían realizado las primeras actuaciones sin ningún tipo de control.

Además, los familiares de Facundo también habían denunciado que habían recibido denuncias por parte de allegados a los acusados, que también formarían parte de la fuerza.

Argumento

Ese detalle fue tenido en cuenta por la fiscala Giannoni cuando decidió pedir la detención a Díaz Cáceres y a González Montes de Oca. Consideró que los imputados por el homicidio, que aún continúan prestando servicio en la fuerza, podrían amenazar a más testigos y a la misma familia del menor. Sin embargo, el juez Víctor Manuel Rougés, que no es el magistrado natural de la causa, rechazó la solicitud al entender que no existe algún peligro de que los sospechosos evadan el accionar de la Justicia.

Ayer la fiscala presentó un escrito pidiendo la nulidad del fallo del magistrado al considerar que no argumentado porqué había resuelto no conceder la detención a los policías. El planteo recayó en manos de Facundo Maggio, que es el juez que entiende el polémico caso. El magistrado, según las normas, deberá analizar el planteo y remitirlo a la Cámara de Apelaciones.

En tanto que los abogados de Andhes, que representan a la familia de Facundo, solicitaron que el caso sea tratado como asunto de feria y que se les dicte la prisión preventiva a Díaz Cáceres y a González Montes de Oca porque ponen en peligro la investigación del caso y más aún si supuestamente amenazan a testigos.

Comentarios