Cómo vive un adicto a los juegos on line

Radiografía del nuevo trastorno que incluyó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la lista de enfermedades.

24 Jun 2018 Por Lucía Lozano
1

Reuters.-

“Hola, me llamo Martín. Soy abogado, tengo 32 años y hace 12 que estoy limpio”.

Por el comienzo de su testimonio pareciera que en su pasado no muy lejano fue adicto a alguna sustancia ilegal. Pero no. Tenía otro tipo de compulsión:

“Mi relación con los videojuegos empezó a los cuatro o cinco años cuando mi papá se compró una computadora y empecé a entretenerme con esta pantalla. Toda la secundaria me enganché con distintos juegos. Me di cuenta de que tenía un problema serio a los 19 años, con un juego llamado Lineage 2. Llegué a jugar hasta 17 horas por día. Paraba solamente para dormir y comer. Dejé de ver a todos mis amigos y perdí tres años de la facultad. Recuerdo que mi familia me tenía que ir a sacar de los cibers porque mentía y me escondía ahí para ir a jugar. Si mi mamá o mi novia me retaban o me pedían que corte con tanto vicio, yo me enojaba muchísimo”.

- ¿Cómo hiciste para superarte?

- “Me costó un montón reconocer que algo malo me pasaba. Me ayudó el apoyo de mi familia y de mi novia, los enojos… peleábamos mucho. Toda mi vida era un fracaso; me iba mal en la facultad y quedaba libre, no quería hacer otra cosa que jugar. Me estaba quedando solo”.

- ¿Eso hizo que te cayera la ficha?

- Sí. Entendí que la alternativa era “on/off”. Desinstalé todo y listo. Si no, hacés mil promesas, pero si lo tenés a mano igual jugás. Empecé a salir a la calle, aunque sea para sentarme a ver la gente pasar.

- En la actualidad, ¿volviste a jugar?

- Sí, pero me pongo límites. Lo hago cuando tengo tiempo libre, a la siesta o a la noche y elijo juegos que no son on line; o sea, juegos que tengan un fin, que los termines luego de 15 o 20 horas de juego.

- ¿Te da miedo volver a caer?

- No. Estuve al borde de perder todo y no quiero volver a pasar por eso.

- ¿Es muy difícil controlarse frente a los videojuegos?

- Sí, totalmente, sobre todo en los que son on line porque inhiben la necesidad que tiene uno de sociabilizar. Tu vida social se vuelve parte del juego, sólo te relacionás con gente que está jugando del otro lado y con la cual podés hablar por un micrófono usando distintos programas.

- ¿Pensás que algunos desarrolladores de videojuegos hoy los diseñan con ese objetivo, que sean adictivos?

- Sí. Y creo que cada vez se ven más casos de adicción por los juegos on line. Hoy los juegos en modo historia quedaron relegados; ahora lo más importante es crear mapas multijugador donde uno pueda hacer logros, crecer, hacer puntajes y ganarse una reputación on line… los chicos se sienten exitosos en la vida si son exitosos en el juego, eso es lo que les provoca satisfacción. Pronto te deja de importar si te va bien en la escuela o en la facultad. Lo único que te importa es jugar. Es un problema muy grave al que hay que prestarle atención. Tuve una madre muy presente que se enojaba y por eso yo pude salir. Cuando recuerdo lo que me pasó me pongo mal… fueron días muy tristes.

La entrevista, que nació en un espacio on line que comparten gamers tucumanos, despertó todo tipo de comentarios. Muchos no creen que un videojuego pueda causar una adicción. Pero los que han perdido el manejo de sus vidas por un entretenimiento de este tipo celebran que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya incluido esta semana a la adicción al videojuego como un trastorno mental dentro la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD).

¿Tiene los mismos parámetros de cualquier adicción? ¿A qué cosas hay que estar atentos?, le consultamos a Laura Jurkowski, psicóloga y directora de Reconectarse, un centro especializado en adicciones a internet (www. reconectarse.com.ar).

Sí, la adicción a los videojuegos tiene los mismos parámetros, afirma la experta. “Este trastorno aparece cuando el uso de los videojuegos comienza a ser excesivo y empieza a interferir en la vida cotidiana de las personas porque descuidan o pierden otros intereses. Estamos hablando de chicos o jóvenes que dejan de lado sus estudios o el trabajo y hasta pierden sus relaciones sociales. Es una patología muy grave cuando se da. Pasan muchísimas horas frente a la pantalla. El juego empieza a cumplir ciertas funciones, a ocupar un vacío o a ser una escapatoria de algún problema. También quienes lo padecen presentan síntomas de abstinencia. Si no se pueden conectar, muestran ansiedad, irritabilidad o depresión. Otra señal es el fenómeno de la tolerancia: necesitan estar cada vez más tiempo jugando para lograr el efecto deseado”, describe la especialista.

Cada vez más chicos

En su consultorio aparecen cada vez más casos. Los chicos presentan síntomas del trastorno a edades más tempranas. “Esto está relacionado al hecho de que con la tecnología tenemos más acceso ilimitado a los juegos. Hoy, desde bebés entran en contacto con las pantallas. Los adultos se las dan para calmarlos y entretenerlos”, describe.

Los especialistas coinciden en que esta adicción se puede prevenir: las señales de alarma siempre se ven a tiempo. Solo que, como se trata de un entretenimiento, no es fácil admitirlas. Algunos síntomas son: irritabilidad o ansiedad si no pueden conectarse, bajan el rendimiento escolar, disminución de las horas de sueño. Lo mejor para no llegar a eso es el límite desde el primer día: que haya días y horarios para jugar, sugiere.

Jurkowski opina que la decisión de la OMS es acertada. “Por un lado esto ayuda que se hable de un tema cada vez más preocupante, para estar atentos y prevenir, que se lo incluya dentro de las políticas de salud pública. Por otra parte, que se lo haya denominado trastorno permite a los pacientes acceder a tratamientos que les reconozcan las obras sociales”, sostuvo.

Según describe la especialista, el tratamiento de esta adicción no es como la de una droga ilegal, por ejemplo. Es más parecido a lo que tiene que hacer un obeso para bajar de peso. “Hoy la tecnología es como la comida: está en todas partes y la necesitamos, es algo útil. El objetivo de una terapia es logra una dieta saludable del uso de la tecnología y los videojuegos, reorganizar el uso. Al principio si se restringe el entretenimiento mientras la persona indaga cuáles fueron las causas de su trastorno”, explica. Las terapias incluyen tratamiento psicológico, psiquiátrico y hasta medicación en algunos casos. Trabajar con los padres suele ser el primer paso. “Como todavía falta mucha conciencia con este tema, cuando llegan a pedir ayuda generalmente es tarde. Recibimos casos graves, de pacientes que lo han perdido todo”, concluye.

Comentarios