Los rusos sólo temen que su equipo haga un papelón

09 Jun 2018
1

Rusia 2018. REUTERS

Friedemann Kohler - DPA

Rusia está preparada y la gran aventura del Mundial puede comenzar. ¿Toda Rusia? En realidad no, porque la selección está en el punto de mira. Lo mal que juega el equipo nacional es prácticamente lo único que preocupa a los hinchas y organizadores. De hecho, la “Sbornaya” llega como la peor del ranking FIFA de las 32 selecciones clasificadas.

Mientras la preocupación por lo deportivo crece, todo lo organizativo parece bajo control. El césped en los estadios se está terminando de colocar y todavía falta alguna valla por pintar. Lo que pueda verse desagradable en las ciudades se escondió detrás de carteles.

El listón para Rusia es alto. No sólo es el Mundial más caro de la historia con 10.000 millones de euros; también es uno de los más controvertidos debido a los conflictos políticos en los que está involucrado el país.

En las 11 ciudades sede esperan impacientes el inicio de los partidos. Queda por ver si la infraestructura será suficiente, ya que habrá cientos de miles de hinchas recorriendo el país. De la norteña San Petersburgo a la sureña Sochi, desde Kaliningrado hasta Ekaterimburgo, el Mundial abarcará cuatro zonas horarias.

El aeropuerto más grande de Moscú, Sheremetyevo, estrenó una lujosa terminal para vuelos de cabotaje, mientras que los extranjeros se moverán a través de un subterráneo construido debajo de la pista de aterrizaje. En la ciudad, los empleados del subte grabaron mensajes como “gud moning” o “gud ivining” que aprendieron fonéticamente del cirílico. Pero no son pocas las críticas, sobre todo por los altos costos en un país con alto índice de pobreza y, desde el exterior, por las violaciones a los derechos humanos y civiles.

Pero, ¿qué harán con la selección? El diario Moskovsky Komsomolets lo tomó con humor: “Portugal espera por Cristiano Ronaldo, Francia por Pogba y Brasil por Neymar. Nosotros sólo esperamos un milagro”.

Comentarios