Messi, un 10 dentro y fuera de las canchas

20 May 2018
1

Lionel Messi es lo más parecido al ser humano ideal. Anda bien en el hogar. Asegura que él habla de fútbol y su esposa, Antonella Roccuzo, de moda. En casa juega con sus hijos y con su perro y ve la tele. Puertas afuera de la mansión familiar, el dial del capitán de la Selección no varía en absoluto.

Alejado de los lujos, el mejor futbolista del mundo puede ver el partido de inferiores de su hijo Thiago (juega en Barcelona, claro) sentado en un trono improvisado: el cochecito de otro de sus hijos, Mateo (foto) Pero antes de cumplir con el rol paterno, el 10 estuvo en el último entrenamiento de su equipo, que también significó la despedida de una práctica blaugrana de Andrés Iniesta. El “Cerebro” se despide del “Culé” hoy en el Camp Nou, frente a Real Sociedad.

Messi, dirá presente, pero no jugará. Lo reservan al capitán argentino, que piensa en saludar a su amigo Andrés y luego en tomarse un vuelo rumbo a Buenos Aires, con escala final en el predio de la AFA, en Ezeiza. Messi llegará pleno al Mundial, afirma hasta el más lejano de sus allegados.

“Está de diez Messi. Demostró el interés que tiene con la Selección porque en el último semestre no agotó todas sus energías, fue regulando y eso es muy positivo”, garantizó su amigo y compañero Sergio Romero.

“El Enano cuando está al 100% demuestra el potencial que tiene... Y hasta demuestra cosas que nunca demostró. Esperemos que llegue al primer partido del Mundial de la mejor manera”, agregó “Chiquito”. Messi es el hombre ideal.

Comentarios