En el Mayo de las Letras, los libros se adueñaron de la plaza Urquiza

Con la Feria Regional del Libro comenzó en el paseo del barrio Norte la 14 edición. Hoy, charlas y cine.

19 May 2018
2

´PREPOTENCIA DE EDICIÓN. Entre las 30 editoriales que exponen hay jóvenes que apuestan a la autogestión.LA GACETA / FOTOS DE ANALÍA JARAMILLO.

Hacia el mediodía del viernes, la plaza Urquiza se desperezaba y mostraba un escenario infrecuente: estudiantes mirando y ojeando libros con curiosidad, con detenimiento. “Yo busco libros de miedo, de acción, policiales”, dijo Sofía, que el año pasado leyó en el colegio “Príncipe y Mendigo”, de Mark Twain, y “Caídos del mapa”, la saga de María Inés Falconi que atrapa a muchos adolescentes. Mientras tanto, su compañera Paula (segundo año del Nacional) hurgaba entre los títulos del stand de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT, que, como el resto de los 30 sellos editoriales que confluyeron en la Feria Regional del Libro, a esa altura de la jornada recién iba tomando forma. En el espacio de “Filo” conviven los manuales escritos por los docentes de “la casa” con la obra sobre cocina sefaradí de “Chuchi” Cywiner y la flamante “Escritos de la memoria”, que coordinó Tina Gardella. Y entre los títulos más buscados de la editorial de la Universidad Nacional de Santiago del Ester (UNSE) están el Diccionario Quichua- Castellano de Domingo Bravo, y “Saberes y sabores del NOA”, de Jorge Garufi. También la Editorial de la UNT (Edunt) exhibe su vasta oferta (“Palabras tachadas”, del grupo Mandrágora, y “En un jardín de otoño”, del poeta simoqueño Angel Leiva, entre otros).

En el stand de libros de arte del editor “Ferullo Burke”, los libros sobre Vogt, Casalla y Dalfiume, maestros de la historieta argentina, llamaban a detenerse a un grupo de alumnas de cuarto año del Nacional que se declararon amantes del manga y del animé. “Hermosos”, exclamó Cristina González. Un poco más allá las esperaban las historietas que les resultan más “familiares”, como las de las tucumanas “La marca de Caín”, Apófisis” y “Perro pila”.

Entre las curiosidades de la Feria se destacan los libros en versión “mini” (un catálogo en el que conviven Ana Frank con otros títulos), en un stand que también ofrece posters de películas con aire retro.

Las editoriales independientes y autogestionadas también están presentes. Para los tucumanos de “Monoambiente” y para los santiagueños de “Uma”, la edición de material gráfico -libros, revistas- es una pata más en un proyecto cultural más vasto. En el stand de Monoambiente, Marcos Escobar explica que apuestan a editar porque les parece que hay “voces, escrituras, que merecen ser escuchadas”. ¿Cómo resuelven la distribución, que es el gran karma de los que escriben? “Por Facebook, o por mensajes privados. Y cada libro (todos son ilustrados) tiene un código QR que manda a un video que a su vez lleva a Youtube, donde se puede encontrar contenido audiodigital”, explicó Marcos.

El legendario Burnichon

Un stand especial de la Feria es el dedicado a la obra que sobrevivió a la muerte del editor cordobés Alberto Burnichon (desaparecido el 24 de marzo de 1976 y luego asesinado por la dictadura militar) y que preservó su hijo David (con vínculos familiares con Tucumán por su madre, María Saleme).

En el stand dedicado a Burnichon no todos los libros están en venta, sin embargo. También hay textos editados en papel Biblia, que van acompañados con tintas de Carlos Alonso o de Sábat, entre otros artistas notables a los que Burnichon fue sumando a su personal proyecto editor, en el que confluyen autores como Daniel Moyano, Jacobo Regen, Manuel J, Castilla, Raúl Galán, Roberto Espina, Tejada Gómez y Martínez Estrada, por citar a algunos autores “fundacionales”.

Editorial del Aconquija

Un poco más allá, debajo del gazebo que oficiará como auditorio hasta el jueves 24, el titular del Ente Cultural, Mauricio Guzman, dejaba inaugurado el 14 Mayo de las Letras, que este año se realiza bajo la consigna “Las Letras de Mayo van a la plaza”. A Guzman lo acompañaban la legisladora Silvia Rojkés de Temkin, el director de Letras de la provincia, Horacio Elsinger, y el escritor cubano Marcial Gala, que anoche presentó en Tucumán su novela “La catedral de los negros”. Hubo un concierto a cargo del coro de Adultos del Ente Cultural que dirige el maestro Luis Allende, y sendos homenajes a las recientemente fallecidas Elena Rojas (quien fuera decana de la Facultad de Filosofia y Letras) y a Elvira Orphée, exquisita escritora nacida en Tucumán que desarrolló su carrera literaria entre Buenos Aires y Europa. Y el anuncio “político” fue el de la puesta en marcha del Fondo Editorial del Aconquija, que, si bien fue creado por ley (7694) en 2006, todavía no ha sido reglamentado, ni implementado. “La idea es que todos los años, desde febrero hasta marzo, se abra una convocatoria de postulantes, y luego habrá una comisión integrada por representantes de la Legislatura, del Ente Cultural (área Letras) y de la SADE. Guzman afirmó que, aunque en su esencia se mantiene inalterable, (de otro modo la ley debería volver a la Legislatura), la propuesta del Fondo Editorial del Aconquija se abrirá, se adecuará a nuevos formatos y plataformas. “Entre otras cuestiones, es una ampliación hacia las nuevas plataformas digitales, lo que implica que no solo estará abierta a las propuestas editoriales tradicionales, sino también a formatos multimedias, entre otras variantes”, le dijo Guzman a LA GACETA.

Comentarios