Espíndola dijo que estuvo en una fiesta el día del doble crimen

El sospechoso era padre de una de las víctimas; al declarar, aseguró que ese día participó de una reunión por el Día del Trabajador

11 May 2018
1

MARÍA JOSÉ ALVAREZ. Mantenía una tormentosa relación con su ex.

Diego Espíndola (35 años), casado y padre de tres hijos, había comenzado a vivir en pareja con María José Alvarez (20 años), pero la abandonó a los dos días de haber permanecido juntos. Es lo que testimonió ante la justicia.

Con la mujer habría estado hasta el domingo, dos días antes de que se produjera el crimen de Máximo, de siete meses, y Nicole de tres años. Luego ella intentó suicidarse arrojándose desde el techo de su casa.

Cuando para los investigadores la participación de María José en el crimen -perpetrado por asfixia- no tenía lugar a dudas, ésta señaló en su declaración a Espíndola como el autor de las muertes. El fiscal de Instrucción de la Ia Nominación, Miguel Varela, frente a este giro inesperado del caso resolvió aprehender al hombre y ordenó varios allanamientos.

Espíndola, padre de la pequeña Nicole, declaró este martes muy afectado, según su abogado defensor, Francisco Herrera, no sól por la muerte de su pequeña, sino también por la acusación que carga en su contra.

Aunque el hombre no desconoció su relación con María José, acreditó que el día del crimen estuvo trabajando en una carnicería hasta pasado el mediodía y después participó de un festejo por el Día del Trabajador.

“En tribunales estuvieron su empleador y otro compañero de trabajo que dieron testimonio de haber estado con Espíndola casi todo el día. Y las muertes, según los peritos, se habrían producido entre las 8 y 12, aunque recién se descubrió a las 18”, señaló el letrado.

Ese hecho lo ubicaría fuera del escenario del crimen el día en que aconteció. La decisión del hombre de comenzar a vivir definitivamente con María José se produjo el viernes. Según dijo ante la justicia, ambos fueron a su casa a comunicar la decisión a su esposa. “Bueno tomá y ándate de aquí” le habría dicho su cónyuge alcanzándole un bolso para que cargara su ropa. El hombre, según confesó, estuvo con María José hasta el domingo.

Ese día tuvo una dura discusión con esta y entonces decidió retornar arrepentido a su casa. Habría sido la última vez que vio a su hijita Nicole y a la madre. “Él dice que jamás pensó que María José podía tomar semejante decisión, porque al parecer quería mucho a sus hijitos y los cuidaba”, observó Herrera.

La defensora oficial Carolina Ballestero insiste en que hay indicios claros de que Espíndola podría haber reaccionado enfurecido por la relación que al parecer mantenía María José con el padre de Máximo.

Además este habría sido visto en la casa de su pareja el martes a la mañana. “Aquí hay una cuestión real. Esta chica era muy cuidadosa de sus hijos y ahora está psicológicamente destruida por lo sucedido. Y aparece un hombre con el que tenía un conflicto”, explicó la profesional.

Ballestero está segura que María José no mató a sus hijos. Y considera que en torno al hecho hay mucho por investigar.

En Esta Nota

La Cocha Violencia
Comentarios