Dujovne llegó a Estados Unidos: así serán las negociaciones con el FMI

Se reunirá con Lagarde y su equipo. Quiénes lo acompañan y qué pedirán.

09 May 2018

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, partió anoche con destino a Nueva York, para luego trasladarse a Washington. Allí comenzarán hoy las negociaciones con las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que el país pueda acceder a una línea de crédito.

El ministro abordó alrededor de las 22 un avión de la empresa Américan Airlines acompañado por el secretario de Hacienda, Rodrigo Peña, y sus asesores Guido Sandleris y Ariel Sigal, quienes lo acompañarán en las negociaciones.

Los encuentros serán con la presidenta del organismo internacional de crédito, Christine Lagarde, y su equipo. Dujovne estará acompañado por Pena, Sandleris y Sigal. Los funcionarios aclararon que el pedido del préstamo (que sería del orden de los U$S 30 mil millones, con una tasa del 4% anual) es de carácter "preventivo": se podría usar o no para cubrir distintas contingencias.


NICOLÁS DUJOVNE. El ministro de Hacienda habla y el de Finanzas lo escucha. 

Se calcula que las reuniones se extenderán hasta el jueves. Pero eso no quiere decir que ahí se terminen. No se descarta que el equipo económico vuelva en las próximas semanas a Estados Unidos para cerrar los detalles del acuerdo.

Eso sí: una vez consensuado el pedido deberá aprobarlo el directorio del organismo. Se espera que no ocurran inconvenientes en esta etapa.

Qué es lo que se va a pedir

Los funcionarios deben definir, también, cuál será la línea de crédito a la que accederán. De acuerdo con el diario La Nación, las siguientes son las más adecuadas para las necesidades del país.

1- Una es la "línea de precaución" de los programas stand-by (SBA, según sus siglas en inglés), un programa destinado a brindar apoyo a países para dar "un respiro mientras implementan políticas de ajuste para restaurar la estabilidad económica y el crecimiento".

2- Otra es la Línea de Crédito Flexible (FCL), que ya han utilizado dos países en la región, como Colombia y México. Es un programa para naciones que tienen fuertes pilares económicos, y un historial sólido, un requisito complicado de cumplir para la Argentina, que recién salió del default el año anterior.


Comentarios