Podrán ganar hasta $ 60.000 por evaluar a aspirantes a juez

Los consejeros reajustaron las retribuciones.

06 May 2018

Ser jurado del Consejo Asesor de la Magistratura de Tucumán (CAM) podrá reportar ganancias de hasta $ 60.700, según el reajuste que dispuso el órgano de preselección de jueces. Esta modificación consta en el Acuerdo 34/2018 y supone mejoras sustanciales para los ingresos que los evaluadores de aspirantes a la magistratura percibían desde abril de 2016, cuando la gestión anterior del Consejo inauguró la era de los jurados rentados. Hasta aquel momento, la tarea de definir las consignas de los exámenes y de calificarlos era desarrollada ad honorem.

El mes pasado, los consejeros Antonio Estofán (presidente), Fernando Juri, Elena Grellet, Ivonne Heredia, Roque Cativa, Fernando Valdez, Carlos Sale, Diego Vals, Julieta Tejerizo, Javier Pucharras, Martín Tello y Silvia Rojkés reformaron la base para calcular los honorarios en función del valor de la hora cátedra de la Escuela Judicial del CAM ($ 1.190), y agregaron las sumas fijas en atención al incremento paulatino del número de candidatos a juez y de la cantidad de procesos abiertos. La nueva reglamentación remunera con el equivalente a 10 horas ($ 11.900) a los jurados de concursos donde hasta 15 postulantes rindan la oposición mientras que si se presentaran al examen entre 16 y 40 concursantes, la retribución será igual a 25 horas ($ 29.750). Si concurren a la prueba entre 41 y 80 aspirantes, los evaluadores cobrarán 30 horas ($ 35.700) más un monto adicional de $ 15.000: es decir, $ 50.700. En los concursos multitudinarios, que superen los 80 exámenes, quienes planteen los casos y los califiquen recibirán $ 60.700 correspondientes a 30 horas ($ 35.700) más una suma fija de $ 25.000. Cada proceso demanda un tribunal compuesto por tres miembros: un representante de la abogacía, uno de la academia y uno de la magistratura.

Dos años atrás, cuando los consejeros establecieron el sistema de honorario escalonado en función de la carga de trabajo, la hora cátedra de referencia ascendía a $ 650 (fue actualizada en el ínterin). En aquel momento la remuneración mínima era de $ 6.500 (10 horas cátedra) y estaba prevista para el caso de que 15 o menos inscriptos se presentaran a la oposición. Cuando había entre 16 y 20 pruebas, el jurado percibía un plus del 70% de la hora cátedra por cada postulante adicional. Si en el examen participaban 21 o más aspirantes a magistrado, la retribución equivalía a 20 horas cátedra ($ 13.000 de aquel momento).

La máxima retribución acordada en abril beneficiaría, en principio y entre otros, a los jurados titulares de seis concursos en trámite para cubrir los juzgados del Trabajo de esta capital, donde hay alrededor de 100 inscriptos en cada caso (los nombres se repiten, naturalmente, porque se trata de cargos judiciales idénticos). Componen los tribunales los abogados Pablo Bulacio, Antonio Tejerizo y Andrea Viviana Ruiz; los académicos Lucía Aseff, Abel de Manuelle y José Guillermo Bermúdez, y los camaristas Adolfo Castellanos Murga; Malvina Seguí y Raúl Díaz Ricci -fueron escogidos por sorteo el 22 de marzo pasado a partir de listados aprobados el día anterior, según el Acuerdo 24/2018-. Cada uno de estos evaluadores actúa en dos procesos a la vez, de manera tal que, si finalmente rinden más de 80 aspirantes (cosa que se sabrá a partir del 22 de este mes), percibirán en total $ 121.400. El CAM erogaría alrededor de $ 1 millón sólo en concepto de honorarios de estos jurados. Es, sin embargo, una situación excepcional porque la mayor parte de los concursos tienen menos de 50 competidores y muchos de ellos quedan descalificados porque no rinden la prueba escrita, como acreditan los 46 procesos en desarrollo en el presente.

Comentarios