Premiaron a la escritora mexicana Guillermoprieto

Se anunció el galardón “Princesa de Asturias” por su labor de comunicación.

04 May 2018
1

AUTORA. Alma Guillermoprieto fue bailarina en la década del 70.

Como periodista es clara, rotunda y comprometida. Así la definió el jurado que le otorgó el premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades a la mexicana Alma Guillermoprieto.

“Destacamos su profundo conocimiento de la compleja realidad de Iberoamérica -declaró el jurado reunido en la ciudad de Oviedo-, que ha transmitido con enorme coraje también en el ámbito de la comunicación anglosajona, tendiendo, de este modo, puentes en todo el continente americano”.

Nacida en Ciudad de México en 1949, la periodista y escritora ha desarrollado su carrera en Estados Unidos, país al que se trasladó siendo una adolescente. Su formación de bailarina le hizo viajar a La Habana para impartir clases, y fue en Cuba donde a finales de la década de los 70 inició su andadura en el periodismo con trabajos como freelance para el diario británico “The Guardian” y posteriormente como redactora de plantilla en “The Washington Post”.

Entre otros medios internacionales ha trabajado para el semanario “Newsweek” y para “The New Yorker”. La mayoría de sus artículos fueron sobre América Latina y sus principales conflictos como el de Sendero Luminoso en Perú, el narcotráfico en Colombia o la insurrección en Nicaragua.

En la literatura

Guillermoprieto es también autora de varios libros como “Al pie del volcán te escribo” (publicado en 1995) o “La Habana en un espejo” (editado en 2005).

Este es el segundo de los ocho premios Princesa de Asturias que se conceden en su trigésimo octava edición, después de que la semana pasada se anunciara que el cineasta neoyorquino Martin Scorsese recibirá el galardón en la categoría de Artes.

En una entrevista al diario español El País, Guillermoprieto abogó por la reflexión de las audiencias. “Sigo pensando que nuestro papel es ser el espacio donde la gente recibe la información necesaria para entender -dijo-, el espacio donde la gente puede sentarse a reflexionar, el lugar donde nosotros ayudamos a la reflexión con información que no se percibe sólo con una imagen”.

Los premios, que se entregan desde 1981, se otorgan a personalidades destacadas por su labor en materias científicas, técnicas, culturales, sociales y humanitarias, y están dotados con 50.000 euros y una escultura de Joan Miró.

comentarios