Qué alimentos contribuyen a rendir más en el trabajo

El chocolate y la ingesta de arroz pueden llegar a constituirse en un calmante natural contra el estrés, indican dos especialistas. Ocho vasos con agua por día. La hidratación puede resultar clave.

09 Abr 2018
1

La prolongada permanencia en los lugares de trabajo, hace cada vez más relevante la calidad de la vida laboral. Debido a esto, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha considerado al lugar de trabajo como un entorno prioritario para la promoción de la salud en el siglo XXI.

¿Cómo afecta la alimentación al rendimiento laboral?

La nutrición en el ámbito laboral ha alcanzado cada vez mayor importancia debido a sus efectos en la calidad de vida de los trabajadores y su productividad, porque alimentación y nutrición están fuertemente ligadas al funcionamiento biológico de nuestro organismo.

• Saltarse una comida, especialmente el desayuno o el almuerzo, genera hipoglucemia, que es una disminución de la concentración de azúcar en la sangre, lo que reduce el período de atención y ralentiza la velocidad con la que se procesa información.

• En personas con deficiencia de hierro, mayormente en mujeres, se registra un deterioro en la capacidad física y el desempeño en el trabajo de hasta el 30%, al que se agrega a la aparición de debilidad y falta de coordinación.

• Un trabajador con exceso de peso, con una gran cantidad de alimentos ricos en calorías, grasas y azucares en su alimentación, tiene el doble de probabilidades de ausentismo que una persona con un estado nutricional normal.

¿A dónde va la grasa que "quemamos" cuando hacemos ejercicio?

La ingesta de los alimentos adecuados puede aumentar la capacidad intelectual, la motivación y la productividad en hasta un 20%, según la Organización Mundial de la Salud. María Paula Martínez, directora de Bienestar Consultora y licenciada en Nutrición, sugiere algunos de los alimentos que podemos tener en cuenta a la hora de preparar la comida para nuestro trabajo:

• Té verde: aporta grandes dosis de energía, fibra y polifenoles, un tipo de antioxidantes que protegen el cuerpo del envejecimiento.

• Nueces: tienen alto contenido de proteínas, antioxidantes y vitamina E. Comerlas ayuda a mejorar la memoria y los niveles de concentración.

• Huevos: gracias a la vitamina B que contiene este alimento, se estimulan los sensores reactivos del cerebro. Lo que aumenta la capacidad de la memoria y potencia la aceleración de los tiempos de reacción en el trabajo.

• Arroz: los altos índices de magnesio que contiene el arroz integral ayudan a contrarrestar el estrés a la vez que refuerzan la productividad.

• Salmón: este tipo de pescado es perfecto para potenciar la productividad y posee también altos niveles de Omega 3, un ácido graso que mejora la memoria y el rendimiento mental. Por otro lado, también combate la depresión, el enemigo natural de la productividad.

• Chocolate negro: su contenido de cafeína proporciona energía y aumenta la capacidad de concentración, además contiene magnesio, un calmante natural del estrés.

• Dentro de las frutas frescas, se destaca la banana, que aporta la glucosa que el organismo necesita en un día.

• Palta: el ácido oleico que posee, impacta positivamente en la productividad y mejora el flujo sanguíneo.

• Dentro de los vegetales, cuanto más colorida sea la preparación mayor cantidad de nutrientes ricos en vitaminas y minerales. Lo recomendable es que se consuman frescos en lo posible (bien lavados), al vapor para evitar que entren en contacto con el líquido donde quedan concentrados los nutrientes.

• Agua: la hidratación es fundamental, no solo para mejorar la productividad; cada función corporal depende del agua para trabajar correctamente. Beber al menos ocho vasos diarios con agua ayudará al cerebro a pensar con mayor rapidez y claridad así como en sus tareas de concentración. Muchas veces los bostezos están ligados a la falta de ingesta de líquidos y no precisamente al cansancio.

Claves de la dieta alcalina para mantener saludable el organismo

Perder el miedo a incorporar ciertos alimentos como banana, paltas o frutas secas también es sugerible. Se trata de calidad de los nutrientes, no de cantidad de calorías, aclara la especialista. “Considerar las cuatro leyes de la alimentación nos brindara la posibilidad de planificar nuestra comida de manera armónica, adecuada en calidad y cantidad”, acota.

Salud y ganancias

Entre la dinámica laboral y el estrés diario es común que no se preste atención a los alimentos que se consumen, lo que ocasiona un bajo rendimiento laboral entre los empleados y una disminución en la productividad diaria, así como una sensación de menor satisfacción dentro del trabajo.

Tres mitos sobre la alimentación saludable que son falsos

Muchas son las empresas que no tienen en cuenta la felicidad y la salud de las personas que las integran; más toman en cuenta los indicadores económicos para medir la productividad y la rentabilidad. Se relegan aquellos relacionados con el área humana en sí: nivel de satisfacción, crecimiento profesional y personal, entre otros. “Pero estamos convencidas que el logro de un clima laboral saludable y la puesta en práctica de acciones orientadas a lograr una mejora en la salud general de los trabajadores son el camino para garantizar el impacto positivo sobre la productividad y la rentabilidad a largo plazo”, agrega Ana Romina Toscano Budeguer, licenciada en Comunicación y también directora de Bienestar. A ello hay que agregar el desarrollo de políticas de conciliación de la vida laboral y personal, la integración de la discapacidad y cuidado del medio ambiente, finaliza.

Comentarios