Tres mitos sobre la alimentación saludable que son falsos - LA GACETA Tucumán

Tres mitos sobre la alimentación saludable que son falsos

La clave de una dieta saludable es que se balanceada y que permita incorporar todos los nutrientes necesarios.

13 Oct 2016
1

No tomar jugo de naranja a la noche, no comer pastas en la cena o no tomar lácteos después de las seis de la tarde. Estos son algunas sentencias que se repiten con frencuencia cuando se habla de la alimentación saludable. Algunos los siguen al pie de la letra ¿pero realmente saben si son ciertos o no?

El nutricionista Javier Sal explicó que la clave de una dieta saludable es que sea balanceada y que incorpore al organismo todos los nutrientes que son necesarios. Acá te contamos tres mitos falsos sobre la alimentación para que no te confundas.

1- Las pastas engordan más a la noche: FALSO

"Lo cierto es que las pastas tienen las mismas calorías a la mañana que a la noche. No tiene nada que ver con que las comas en un horario u otro", aclara Sal y explica que el ejercicio del cuerpo para que el carbohidrato se convierta en grasa no es sencillo, ni tampoco eficiente como para afirmar algo así. 

Lo que sí recomienda es acompañarlas con otros ingredientes más saludables, por ejemplo, queso untable y algunas verduras.

2- El jugo de limón o de pomelo en ayunas quema las grasas: FALSO

Según el nutricionista, si bien los cítricos ayudan a disolver y metabolizar la grasa, no es que la queman directamente. De hecho, la ingesta de estos alimentos en ayunas pude ser peligroso para las personas con baja de presión. 

3- Es mejor tomar jugos de fruta que comer la fruta misma: FALSO

En realidad, explica Sal, la fruta está formada por agua, azúcares y fibra. Si solo tomás el juego, estás consumiento el agua y los azúcares. Es decir, ingerís más calorías en el líquido que en lo sólido. 

Después de desterrar estos mitos, el profesional sugirió una dieta general y saludable para aquellos que están dentro de su peso y quieren mantenerlo: 

Desayuno y merienda: ingerir siempre algo de lácteos (leche, yogurt o queso bajo en grasas), frutas (incluida la banana o la frutilla) y cereal (tostadas). Almuerzo y cena : siempre verduras de tres colores, por ejemplo, choclo, tomate y lechuga o remolacha, zanahoria y rucula, porque de esa manera se completan las vitaminas y minerales que necesitas. 

A eso le podés agregar una porción de carne de vaca, pollo o pescado del tamaño de la palma de la mano. En caso de que no consumas carne, podés comer hasta un huevo por día incluido la yema.

A la noche, podés ingerir medio plato chico de carbohidratos, por ejemplo cuatro cucharadas de arroz con una ensalada y alguna fuente de proteína o queso magro.

Además lo ideal es que comas tres frutas al día.

Comentarios