Dos juveniles y una jugadora de vóley: los detalles de la denuncia por abusos en River

Una médica que trabajó en el club declaró que dos personas llegaban tres veces por semana para llevarse a los chicos de la pensión y prostituirlos.

02 Abr 2018
1

ESCÁNDALO EN RIVER. Polémica por denuncias sobre abusos de menores en la pensión del club. (ARCHIVO)

Un nuevo caso de presunto abuso de menores salpica al mundo del fútbol; esta vez los hechos habrían ocurrido en River. El abogado de la Asociación de Víctimas de Violación (Avivi), Andrés Bonicalzi fue el que dio a conocer hoy los detalles de la denuncia por abuso sexual en la institución de Núñez.

Ahora denuncian casos de abuso sexual en la pensión de River

La demanda fue presentada en la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, por presunto abuso sexual a jugadores juveniles del club; los hechos habrían ocurrido entre 2004 y 2011. "Y la médica (la denunciante) fue despedida sin motivos", comentó Bonicalzi.

La identidad de la médica no trascendió, pero sí se conoció que en su denuncia contó que "había por lo menos un captador, reclutador y/o abusador que pasaba dos o tres veces por semana a llevarse a los chicos de la pensión para prostituirlos". Según el diario La Nación, también se refirió a la presencia de un transexual que solía manejarse sin problemas por el club.

"Veníamos recibiendo denuncias de familiares. Denuncias de hechos que habían sucedido en el club. Esperamos a poder corroborar esa información y la declaración de una médica cirujana del club que se desempeñó siete años allí sirvió para darle entidad a las otras denuncias. Ella fue aportando una cantidad de datos que sirvieron para comenzar una investigación", precisó Bonicalzi. "Fueron datos que permitieron entender que existieron abusos a menores en la pensión del club", certificó.

En la denuncia se especifica que un directivo del club le dijo a la médica que "haga la vista gorda" ante estos casos.

Bonicalzi señaló que las víctimas son tres: dos varones menores de edad que le relataron los abusos al psicólogo del club, y una chica que jugaba al voley en la misma institución.

Comentarios