Altuna, que se desempeñó de zaguero, volvió a ser la figura de la cancha

El volante central cada vez juega mejor.

02 Abr 2018

Parece que Alejandro Altuna llegó para quedarse. El volante ex Flandria aportó soluciones cuando ingresó ante Almagro; fue titular ante Instituto y frente a Juventud Unida no sólo se destacó en su puesto habitual de volante central, sino que también descolló jugando de primer zaguero, tanto que al expulsado Lucas Acevedo no se lo extrañó.

“Lo había hecho en inferiores y me había tocado jugar un par de partidos en el Federal (en Sportivo Patria y Deportivo Madryn) en la ‘cueva’. Esta vez tuvimos que suplir la expulsión de Lucas y nos acomodamos bastante bien con Ismael (Benegas)”, respondió el jugador de 26 años ante la pregunta de LG Deportiva sobre su novedosa función en el importante triunfo 2-0 ante el “Decano” entrerriano.

La tercera parece ser la vencida en relación al volante tapón de San Martín en esta temporada. Sebastián Prediger fue el dueño de ese territorio bajo el mando de Diego Cagna hasta que decidió emigrar a Tigre pese al pedido de Darío Forestello de que permaneciera en La Ciudadela.

El “Yagui” probó con Lucas Bossio, y luego con un doble cinco con poca recuperación conformado por Juan Galeano y Matías García. Desde hace unas semanas, el entrenador parece convencido de que Altuna es “el” hombre que estaba buscando para esa posición.

Acerca de su gran momento, señaló: “Es algo que esperaba, hacía mucho que no jugaba. Me tocó y estoy muy contento de haber podido entrar al equipo y aportar soluciones”.

Mucha recuperación, buen “timming” y pelota bien jugada, esos son los ingredientes de la receta de Altuna para quedarse con el puesto. Ante Juventud Unida, se volvió a adueñar del centro del campo en los primeros veinte minutos. Y cuando pasó al fondo por necesidad y urgencia, jugó con igual solvencia.

Él, con modestia auténtica, se refiere a los beneficios de compartir cancha con Galeano y García. “Jugar con Juan y ‘Mati’, que son los dos internos, es muy fácil, porque yo solamente tengo que entregarles la pelota y ellos se hacen cargo del equipo. Los dos están en un gran nivel, así que el resto tenemos que aprovecharlos, simplemente darles la pelota”.

En Gualeguaychú, Altuna disfrutó de la presencia de su familia, que hizo 500 kilómetros desde su Laborde (al sur de Córdoba) natal para ver cómo se erigía en uno de los puntales de la victoria. “Ya les dije que planeen un viaje a Tucumán para el fin de semana”, señaló con una sonrisa propia de quienes hacen bien su trabajo.

Comentarios