La abuelita “xeneize” que cumplió con el sueño de conocer a sus ídolos

A los 98 años, Rosa Jerez pudo abrazar a Tevez, su ídolo, y se sacó fotos con todo el plantel

18 Mar 2018
1

EMOCIONADA. La abuela Rosa Jerez vivió una tarde involvidable con los jugadores de Boca. Wilmar Barrios fue uno de los que se acercó a saludarla y a recibir su afecto twitter @BocaJrsOficial

Un cielo tucumano despejado recibió a Boca. Casi como una orden táctica, Guillermo Barros Schelotto fue el primero en tocar suelo tucumano, y como toda estrella, Carlos Tevez fue el último. Diez kilómetros y medio separan el aeropuerto del hotel elegido como búnker “xeneize”. El calor y el acompañamiento de la gente se hizo cada vez más intenso y numeroso a medida que el colectivo, que los sacó directamente desde la pista, se acercaba a destino.

Una multitud los esperaba en el hotel. Todos querían una foto con sus ídolos pero fue Rosa Ramona Jerez quien se convirtió en el centro de atención de los jugadores.

“Tengo 98 años y vine desde Ranchillos” exclamó la abuela “xeneize”. Rosa, vestida con su camiseta de básquet de Boca, llevaba un dibujo del escudo con la leyenda “CABJ dale Boca”. Con sus 98 años no dudó en bancar el ídolo más criticado: “Hoy el mejor jugador es Carlos Tevez”, afirmó mientras mostraba un cartel en el que pedía ver a su ídolo.

Jerez pudo encontrarse con los jugadores; los saludó y tuvo una pequeña charla con cada uno de ellos, seguramente los alentó y les dio algunas indicaciones para el partido de esta tarde con Atlético.

Los jugadores de Boca llegaron a Tucumán en silencio pero respaldados por cientos de hinchas
Los jugadores de Boca llegaron a Tucumán en silencio pero respaldados por cientos de hinchas

Su nieta, Rosa Cisneros habló con LG Deportiva: “Los acompañamos desde el aeropuerto hasta el hotel. El sueño de ella era conocerlo a ‘Carlitos’”. Este sueño comenzó de manera adversa para la abuela Rosa. Ella tiene problemas de movilidad y hasta que llegó al hall con su silla de ruedas, Tevez ya se había ido. Su nieta lamentó no poder acercar a su abuela al astro, pero el entusiasmo de Rosa pudo más. Minutos después, viendo su alegría y pasión por Boca, fue invitada por el plantel al interior del hotel para conocer a todos, incluso a él, a ‘Carlitos’. “Fue un momento inolvidable. Es la tercera vez que intentaba verlo y esta fue la vencida”, relató su nieta, con la que pasaron la noche en familia escuchando una y otra vez la historia vivida por la abuela “Rosita”, también inolvidable para sus hijos y nietos.

La abuela, con sus 98 años es casi tan grande como Boca que cumplirá 113 años el próximo 2 de abril. En su memoria y en sus experiencias están grabadas todas las vueltas. El club ganó 66 títulos en su historia, entre torneos nacionales y copas internacionales. Rosa es contemporánea de 65 de esos títulos. El único que ganó el club antes de que naciera fue el primero, en 1919. Una hincha que ha vivido todas las épocas de Boca y espera ansiosa sumar la estrella número 67 de la mano de Tevez.

Una historia de amor interminable. Una hincha legendaria. Una abuela “xeneize” de juventud eterna que ayer pudo cumplir su sueño de conocer a su ídolo. Ella se fue feliz, como un niño con juguete nuevo.

Comentarios