La tragedia se ensañó con una familia tucumana: perdieron dos hijos en dos accidentes de tránsito

3

HERMANOS PABLETE. Gabriel perdió la vida ayer, en Tafí, y Camila se accidentó en 2014 en San Pedro. FOTO TOMADA DE FACEBOOK.COM

Hace casi cuatro años, Camila falleció al perder el control de un cuatriciclo en San Pedro y Gabriel murió ayer en Tafí del Valle.

29 Ene 2018

La tragedia parece haberse ensañado contra una familia de Alderetes, que en los últimos cuatro años perdió a dos de sus hijos en accidentes viales: Camila y Gabriel Pablete.

El lunes 24 de marzo de 2014, con apenas 14 años, Camila murió después de que el cuatriciclo en el que viajaba, con las hermanas Florencia y Victoria Barrientos, chocó contra una casa y quedó volcado en el barrio Villa Gloria, de San Pedro de Colalao. La adolescente había ido a pasar el fin de semana largo junto a la familia Barrientos ya que la unía una larga amistad con una de las jovencitas.

Según pudo reconstruir la investigación policial, las tres adolescentes recorrían la villa veraniega en un cuatriclo Can-Am de 500 C.C. Al llegar a la esquina de las calles Los Mimbres y Salta perdieron el control y se estrellaron contra la pared de una casa y detuvieron la marcha contra una columna. Camila perdió la vida en el acto, mientras que las hermanas Barrientos sufrieron múltiples heridas.



Los Pablete sufrieron ayer el trágico fallecimiento de Gabriel, de 22 años. Cerca del mediodía, el joven regresaba de Tafí del Valle a bordo de un automóvil Fiat Argo y, en el paraje Punta de la Pirca, chocó de frente contra un Peugeot 208, que circulaba en dirección contraria.

Aunque se desconoce con certezas las causas que ocasionaron el accidente, Gabriel perdió la vida en el acto, al igual que la pareja que manejaba el otro vehículo: Andrés Philippin y su esposa María Lorena Espíndola. Los tres hijos de Philippin y de Espíndola fueron internados a causa de las heridas que sufrieron. Sus pronósticos son reservados.



El fallecimiento de Camila, hace cuatro años, puso en discusión la falta de reglamentaciones para controlar el uso de cuatriciclos en nuestra provincia. A pesar del paso del tiempo, decenas de "cuatris" son vistos todos los fines de semana en las villas veraniegas, muchas veces superando el límite de capacidad de ocupantes e incumpliendo las medidas básicas de seguridad.

El trágico accidente de ayer también enciende las alarmas sobre la seguridad vial de los tucumanos en los Valles Calchaquíes ya que fue el tercer accidente que termina cobrando vidas, en apenas dos semanas de vacaciones.

Comentarios