Una empresa de Alperovich debe corregir su obra en la ex LV12

La firma Avanco SRL aceptó las imposiciones del municipio y firmó con la Dirección de Catastro un convenio para readecuar el inmueble Entre otras modificaciones, la constructora deberá desistir de un espacio para cocheras en el subsuelo. Plazos y ejecución.

15 Ene 2018
1

CONDICIÓN. La Municipalidad no dará el Certificado Final de Obra hasta que se realicen las correcciones. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Además de pagar una multa, la empresa constructora Avanco SRL deberá modificar una serie de obras ya realizadas en el edificio de la ex LV12. Recién luego de que complete todos los requerimientos, la Municipalidad de San Miguel de Tucumán le concederá el imprescindible Certificado Final de Obra.

Luego de varias idas y vueltas administrativas que se intensificaron en la segunda mitad de 2017, la firma -propiedad de Rubén Rojkés y del ex gobernador José Alperovich- y la Dirección de Catastro y Edificación municipal llegaron a un entendimiento.

Según el convenio acuerdo firmado el 28 de diciembre, la constructora acepta cumplir una serie de correciones impuestas por la repartición municipal, teniendo en cuenta que construyó más metros cuadrados de los permitidos.

Idas y vueltas

La polémica se remonta a 2007, cuando el Concejo Deliberante de la Capital aprobó una norma específica (de excepción) para que la empresa pudiera avanzar con la edificación siempre que respetara la fachada del inmueble, declarado Componente del Patrimonio Arquitectónico Municipal.

Ya entre agosto y septiembre del año pasado, la Dirección de Catastro municipal le denegó el certificado de final de obra a Avanco SRL. Según la repartición, hubo violaciones a la ordenanza que le permitía construir bajo ciertos requisitos: conservar la fachada, no sobrepasar los 12 pisos y no construir cocheras subterráneas. Según consta en el informe municipal, la empresa constructora se apartó de la normativa porque construyó subsuelo y 14 pisos: el 13, terraza con SUM; y el 14, gimnasio con solarium y piscina. Por esta razón, en noviembre el juez de Faltas de la III Nominación, Jorge González, concluyó que la firma que desarrolló el proyecto inmobiliario construyó 1.000 metros cuadrados más de los autorizados por la ordenanza de excepción N° 3915/2007. En consecuencia, le aplicó una multa de $ 1,3 millón.

Ahora, el documento que lleva la firma del empresario Rubén Rojkés y del director de Catastro, Juan Manuel Ledesma, plantea los requisitos a cumplir por Avanco SRL para obtener el certificado final de obra.

• En el subsuelo, materializar íntegramente con mampostería el muro medianero Norte y el Oeste, a fin de lograr la delimitación de la parcela.

• El subsuelo será destinado para uso único y exclusivo de tareas de mantenimiento técnico de las instalaciones de agua, electricidad y cloacas. Se excluye en el subsuelo la utilización para cocheras, bauleras, depósito y todo otro destino que no se vincule al mantenimiento técnico antes señalado.

• En el Nivel 13, inutilizar el asador y eliminar el acceso a las instalaciones ubicadas bajo la piscina (ténder, lavandería).

• En el Nivel 14, eliminar la estructura metálica de cerramientos verticales proyectados para gimnasio, dejando exclusivamente aquellos elementos que cumplan función estructural.

Sin recursos judiciales

En paralelo, según el nuevo convenio, la empresa Avanco SRL desiste de las impugnaciones y de los recursos administrativos presentados contra las resoluciones municipales, como así también de las denuncias en contra de funcionarios y empleados de la Dirección de Catastro.

Como contrapartida, la Municipalidad de la capital accede a entregar en un plazo de 10 días hábiles -luego de presentada la nueva documentación exigida- el Certificado Final de Obra.

Comentarios